24/7/15

TERMINATOR GÉNESIS (2015): ¿Reinicio o secuela?




Terminator Génesis (Terminator Genisys) es la quinta película de la saga Terminator y resulta una propuesta revolucionaria que cambia el concepto original de la trama, tocando temas tan sugerentes como el Multiverso y el desdoblamiento de líneas temporales. Todo el film resulta ser una paradoja temporal, mezclando acontecimientos ocurridos en las dos primeras películas de la saga: Terminator (1984) y Terminator 2: Judgment Day (1991) en una historia impredecible de principio a fin.


TRAMA

Año 2029, la guerra contra las máquinas continúa. John Connor tiene un plan para acabar con Skynet, pero, cuando dan el golpe de gracia descubren que las máquinas han utilizado un arma con la que pueden dar la vuelta a los acontecimientos: una máquina de desplazamiento temporal, y ha sido utilizada...



Pero ¿qué ofrece esta nueva secuela (la quinta)?

Muchos dicen que estamos ante un reinicio. Más que un reboot, estamos ante un nuevo camino de la franquicia debido a que se juega con el Multiverso y las distintas posibilidades que ofrecen las líneas temporales, cosa que es el objeto de las anteriores películas. Lo que ocurre es que en Terminator Génesis se lleva este concepto al extremo y se cambian muchas cosas con respecto al pasado de los Terminators.



Calidad, efectos especiales de primera y una buena interpretación de Arnold

La experiencia de ver Terminator une dos conceptos: en primer lugar, la historia se asemeja a la construcción de la trama de un cómic. Y por otro lado está el apartado visual, extremadamente espectacular, con escenas de primer nivel. Muchos de los millones de dólares en producción fueron a parar a estudios tan prestigiosos como Double Negative, Moving Picture Company, Industrial Light & Magic, Lola VFX, One of Us, y Method Studios. ¡Para conseguir plasmar a un Arnold Schwarzenegger joven (el Terminator de 1984) tuvieron 12 meses de trabajo!



El guión corrió a cargo de dos grandes artistas del medio: Laeta Kalogridis, también escritora de Avatar, la película más taquillera de la historia, y de Patrick Lussier, que ha trabajado en muchísimas de las obras de Wes Craven.

En cuanto a la interpretación de Arnold Schwarzenegger en el papel de un viejo Terminator, simplemente lo clava, con mucha autoparodia pero también con mucha seriedad e incluso drama cuando la situación del film lo requiere.



¿Habrá secuelas?

La intención de los productores y los guionistas era que este film tuviera continuidad con dos partes más, con fechas de estreno establecidas para el año 2017 y el 2018. En 2019 los derechos de la saga volverán a James Cameron, que se los había cedido temporalmente a Paramount.


Pero la realización de estas secuelas está en duda debido a que el estreno no ha tenido la taquilla esperada. El film costó 155 millones de dólares en producción y hasta el momento, desde su estreno el 1 de julio de 2015, sólo ha recaudado 82'75 millones de dólares en los Estados Unidos y en el resto del mundo llega a 196 millones de recaudación, sumando un total de 279 millones de dólares en todo el mundo. No hay que olvidar que todavía hay que esperar el estreno en China por lo que se prevee que la cinta pueda acercarse a los 400 millones, no estaríamos ante un fracaso. De todos modos, las productoras americanas suelen fijarse mucho en los datos en su país natal pero en el caso de Terminator siempre ha tenido más éxito fuera que dentro de sus fronteras.


Una digna sucesora de la saga Terminator, que plantea un arriesgado cambio de sentido, que mantiene el alma de las originales y las ganas de contar algo totalmente nuevo. ¿Les dejarán revolucionar la saga, o este nuevo comienzo está abocado a ser enterrado por su propia ambición y por los cambios que se atrevió a perpetrar? Si te gusta la ciencia ficción, las paradojas temporales y Terminator, ésta es tu película.


Síguenos en:

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

También te puede interesar: