16/7/16

Las crónicas de Conan nº 25: 'Éxodo y otras historias'



Continúa la etapa de James Owsley al frente de 'Conan, the barbarian', de los años 80.


Planeta Cómic publica un nuevo tomo de 'Las crónicas de Conan', la colección encargada de recopilar la etapa clásica del bárbaro en la editorial Marvel. En este nuevo volumen se recopilan los números 190-198 de 'Conan the barbarian', la serie más legendaria del personaje en una de sus etapas más aclamadas.

Después de asesinar al rey de Koth, Conan, que era el principal general de su ejército, medita si quedarse y gobernar la ciudad o marcharse a buscar nuevas aventuras y gloria. Mientras tanto, El Devorador de Almas ha regresado, uno de los terrores más siniestros del mundo, que ha confabulado un plan para por fin poder acabar con la vida de su enemigo más odiado: Conan.

Retrospectiva: Conan, del pulp al cómic

En los albores del siglo XX comenzaron a publicarse historias en un medio totalmente nuevo para la época: las revistas pulp, un tipo de publicación que en solo dos décadas - desde 1900 a 1920 - pasó a convertirse en todo un fenómeno cultural, provocando que multitud de niños, jóvenes y no tan jóvenes, se agolparan cada semana en las tiendas o kioskos más cercanos en busca de una nueva historia que devorar. Había comenzado el 'fenómeno pulp'. Las tramas de estas revistas giraban en torno a historias de ficción que se adentraban en un sinfín de géneros, destacando la fantasía, la ciencia ficción, el terror y las aventuras. Fue allí donde se forjó a uno de los personajes más legendarios de la literatura popular: Conan el bárbaro. Apareció por primera vez en diembre de 1932 en las páginas de la revista Weird Tales, siendo creado por el escritor Robert E. Howard.

La historia de las revistas pulp tuvo su mayor impacto durante tres décadas, entre 1920 y 1950, protagonizando un apogeo que pasó de legendario a efímero, ya que a partir de los años 50, su suerte decayó y los aficionados del fantástico, noir y ciencia ficción cambiaron a otro medio. Otro medio que también difundía historias serializadas le estaba comiendo terreno: el cómic. Pero, aunque el cómic posiblemente acabó con el pulp, es en el noveno arte donde se han rescatado a los personajes principales de aquellas revistas. Fue en el medio del cómic donde Conan el bárbaro se hizo más famoso que nunca, pudiendo llegar a mucha más gente a nivel mundial.

Savage Tales #1, uno de los primeros
cómics de Conan el bárbaro
En 1970, Marvel Comics adquirió los derechos de explotación del personaje para comenzar a publicar sus historias. Era una apuesta arriesgada ya que, a pesar del éxito de otros personajes de fantasía (como puede ser Ka-Zar), la Casa de las Ideas había destacado por presentar superhéroes o personajes de ciencia ficción pero la fantasía no era en aquellos momentos el género más prolífico ni el más beneficioso a nivel económico, por lo menos en el mundo del cómic. Además, las historias de Conan eran bastante agresivas, bestiales y sanguinarias, por lo que el espectro de población al que iría dirigida la serie sería más adulto que en el caso de los superhéroes. Aún así, en 1970 aparecería por primera vez Conan, en las páginas de 'Conan, the Barbarian' #1, con un guión escrito por Roy Thomas (el gran artífice del éxito del cimerio en el noveno arte) y el dibujo de Barry Windsor-Smith (Arma X), el autor que le confirió el aspecto más canónico al personaje. Y de esta forma y durante más de dos décadas, Conan estuvo triunfando en hasta 6 series diferentes, como King Conan, Savage Tales, Conan the adventurer, etc.


La etapa de James Owsley

Portadas de los cómics que nos
encontramos en esta recopilación
Y llegamos a 1987, al cómic que nos ocupa, Las crónicas de Conan: Éxodo y otras historias, que recopila los números 190 a 198 de la serie Conan the barbarian (Conan, el bárbaro), la colección más larga que ha protagonizado nunca el bárbaro. Si en la década de los años 70 se puede considerar a Roy Thomas el artífice, impulsor y motor de la serie, que convirtió el mito en leyenda, James Owsley fue el escritor que consiguió, no sólo mantener el nivel impuesto por su antiguo compañero, sino además adherir incluso a más seguidores a la serie. Owsley mantuvo un estilo fiel a las historias de Thomas, lo que significaba que seguía la senda correcta, que era rescatar a personajes originales de las novelas pulp y seguir el tono oscuro y brutal que imprimió Thomas en su primera etapa con el personaje. En cuanto a las figuras rescatadas del olvido, en el lado villanesco destacamos, sin duda alguna, a uno de los malhechores más fantásticos a los que se ha enfrentado nunca el cimerio: El devorador de almas. Un terrorífico demonio proveniente del averno que sólo deja destrucción y muerte a su paso. Con una mente estratega sin igual y unos poderes y aspecto realmente terroríficos, Wrarrl - que es como se llama en realidad El devorador de almas -, convierte la serie en su etapa más interesante, con cada aparición mítica, siempre obsesionado con acabar con la vida de Conan, su némesis.

"Mi trono está más allá de los cielos, en la negra noche que se extiende por entre las estrellas. La miríada de reinos de este mundo no son escabeles para mí. Porque soy... ¡el Devorador de Almas!


Además de contar con un villano de gran prestigio, nos encontramos con que Conan tiene más aliados que nunca. Personajes tan interesantes como Shapur, Kaleb o Solaise, se irán desarrollando cada vez más, descubriéndonos terribles secretos durante el camino. Y una de las aliadas más antiguas del cimerio volverá a unirse a su camino, aunque sea de forma momentánea. Se trata de Red Sonja, la bárbara más dura del cómic, también creación de Robert E. Howard, en un relato llamado 'La sombra del buitre', publicado en 1934.

Red Sonja en la portada de 'Conan the barbarian' #197, por Geof Isherwood


Dibujantes

Curiosamente, estamos ante el último número que dibujó John Buscema para la serie Conan the Barbarian, que coincide con el que abre este tomo (Conan the barbarian #190. 1987). Había comenzado a dibujar esta serie en el año 1973 casi de forma ininterrumpida, y, aunque abandonaría este título, seguiría como dibujante titular de la otra serie más importante del cimerio, Savage Sword of Conan, en la que seguiría trabajando hasta 1994. Ayuda, y mucho, que del aspecto gráfico de los siguientes números a partir de la despedida de Buscema, se encargaran dos autores que secundaron bastante bien su trabajo artístico y estilo. En primer lugar nos encontramos con Val Semeiks, un nombre unido a Conan para siempre gracias al trabajo en esta serie, manteniendo el aspecto hostil del bárbaro y el de los monstruos y bestias a los que se enfrenta. Semeiks se encargaba del dibujo a lápiz (bocetos), mientras que de la tinta y acabados (y en varias portadas también) podemos disfrutar del enorme trabajo de Geof Isherwood, un veterano dibujante que a lo largo de su carrera artística ha trabajado en una enorme diversidad de títulos, destacando Namor, Doctor Extraño y Escuadrón Suicida, pero que en aquellos años donde dibujaba a Conan, estaba dando algunas de sus primeras pinceladas en el mundo del cómic. Y como añadido extra, este tomo recopilatorio mantiene el color original de los años 80. En nuestros tiempos, muchas reediciones de cómics clásicos aprovechan para recolorear y 'mejorar' el aspecto visual de los cómics, pero en el caso de este tomo, intenta mantener el espíritu de su época para que el lector consiga trasladarse directamente y sin cambios respecto a las historias originales. Curiosamente, la portada que tiene el tomo y que corresponde al número 195 de la serie original, es obra de Andy Kubert.


Edición

El tomo recopila los números 190-198 de la serie 'Conan the barbarian', respetando el color original y con una traducción impecable. La calidad del papel es buenísima, pero el tomo no presenta extras.


En conclusión...

La etapa de los años 70 y los años 80 (la que nos ocupa) fue, es y será, la más divertida y espectacular que se ha escrito jamás. Sus historias se han convertido en un producto de culto, no por el nombre que pueda tener Conan, ni por su fama, sino porque son tramas realmente buenas, que enganchan y nos hacen viajar por una época oscura, tenebrosa y repleta de elementos fantásticos que hacen su lectura apasionante. 


EQUIPO CREATIVO Y PUBLICACIÓN

Publicación original: Conan the barbarian #190-198 (enero a septiembre de 1987), por Marvel Comics. Estos números fueron recopilados por Dark Horse Comics, que tiene los derechos de explotación de Conan en el cómic en 'The Chronicles of Conan volume 25: Exodus and other stories', publicado en 2013.

Publicación en castellano: 'Crónicas de Conan nº 25: Éxodo y otras historias' fue publicado por Planeta Cómic el 5 de julio de 2016.

Ficha técnica:

- Cartoné (tapa dura)
- A color (original de los años 80)
- 224 páginas
- Formato: 16,8 x 25,7 cm.
- ISBN: 978-84-684-7985-9
- Precio: 25 euros



Guión: James Owsley

Dibujo: John Buscema, Val Semeiks y Geof Isherwood

Acabados (tinta): Ernie Chan y Geof Isherwood

Color: George Roussos y Nelson Yomtov

Portada: Andy Kubert con George Roussos


Primeras páginas:


Conan the Barbarian #198 (1987), por Geof Isherwood:

El regreso a la época clásica de Conan, la más gloriosa y divertida de todas sus etapas. Además, coincidió en la misma década en que se estrenaron las dos películas del personaje - en 1982 y 1984 -, por lo que la colección tenía más seguidores que nunca. Ahora, Planeta nos da la oportunidad de revivir aquellas aventuras como si el tiempo no hubiera pasado.


También te puede interesar:




Síguenos en:

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

También te puede interesar: