6/11/16

BOGEY, o cómo crear un cómic de género negro perfecto



Uno de los mejores cómics de género negro del cómic español y europeo.


Ponent Mon publica una espectacular edición integral que contiene todas las historias jamás contadas sobre Bogey, un título creado en los años 80 por los españoles Leopoldo Sánchez y Antonio Segura, en pleno auge de las revistas de cómics dirigidas a público adulto, sin censuras ni límites a la hora de crear historias de raza, con mucha mala leche, sexo y violencia explícita.


Puntuación:
¿Te gusta este cómic?

Publicación original: Bogey fue publicado entre 1981 y 1984 por Norma Editorial (Cimoc y K.O. Comics), Warren (Reino Unido) y Skorpio (Italia)
Publicación actual: 'Bogey: Integral', publicado en noviembre de 2016 por Ponent Mon


Guión: Antonio Segura
Dibujo: Leopoldo Sánchez
Portada: Leopoldo Sánchez
Género: Género negro, Ciencia ficción
Formato: Cartoné,  21'6 x 28'6 cm
Páginas: 180 páginas, Blanco y negro (última historia a color)
ISBN: 978-1-910856-64-2
Precio: 27,00 euros



Sinopsis

En un futuro relativamente cercano, una parte de la humanidad ha colonizado el planeta Blekos II. Allí, el detective Bogey Nicolson debe hacer frente a todo tipo de casos que le llevarán a situaciones comprometedoras que pondrán en más de una ocasión su vida en juego. Con mal carácter, bebedor y fumador empedernido, este detective cínico y malhumorado tendrá continuas reflexiones sobre su vida y los de sus alrededores, mientras la acción y la intriga le introducen en los casos más extraños y curiosos de su planeta natal.

"Me dio todos los datos que había podido reunir, no eran muchos y no iba a lograr las respuestas sentado en el despacho, así que, después de despedirme de Teresa, me dirigí a la funeraria contratada por la Quimical. 
Íntimamente deseé que al abrir el féretro mis ojos solo vieran el cuerpo de un hombre calcinado, así que me deseé suerte". - Bogey en 'El hombre que floreció'

Origen de Bogey e influencias

En 1979 el dibujante Leopoldo Sánchez y Antonio Segura se unieron para forjar un nuevo personaje con el que irrumpirían con mucha fuerza en el competitivo mundo del cómic español y europeo, que estaba en pleno auge. Era la época de las revistas de cómic donde mes a mes se recopilaban a modo de antología muchas historias de autores ilustres del medio a nivel europeo y nacional. Revistas como 1984 (Zona 84), Cimoc, El Víbora, K.O. Comics o Creepy, entre otras muchas, recogían historias de terror, sexo, violencia, fantasía, ciencia ficción y género negro, estos dos últimos, los que se muestran claramente en Bogey.

"¡¡Por mi anónimo padre!! Resulta que el chapucero es nada menos que el bueno de Bogey... ¿no es conmovedor?"

La idea principal de Leopoldo y Antonio era crear un personaje arquetipo que representara la figura de Humphrey Bogart, actor icónico de las décadas 30, 40 y 50 (falleció en 1957) que se convirtió en el máximo representante del cine negro, inspiración directa de las novelas de género negro. Humphrey siempre tenía un cigarrillo en la boca, en muchas ocasiones representaba el papel de cínico y personaje sombrío. Un hombre tenebroso que se veía envuelto en situaciones que le superaban pero que no quebraban su semblante hipertérrito. Prácticamente como Bogey, el personaje de Leopoldo y Antonio, que como se puede comprobar en el nombre, no guarda en secreto su máxima influencia. Humphrey Bogart triunfó en películas como Casablanca, En un lugar solitario, El sueño eterno y El halcón maltés, entre otras muchas.

Bogey se basa en los personajes que interpretó Humphrey Bogart en el cine negro:

Dada su mezcla de género negro con la ciencia ficción, hay quien se ha atrevido a aventurar que Bogey se vio influenciado por Blade Runner, la película dirigida por Ridley Scott (Alien: El octavo pasajero, Alien: Covenant) y protagonizada por Harrison Ford en 1982. Pero como la misma cronología de acontecimientos indica, la película fue posterior al cómic, aunque comparten muchas similitudes en cuanto a argumentación, escenarios y atmósfera, aunque aquella película se enfoca más en el tema de los androides llamados 'replicantes' y Bogey lo hace más en el tono policíaco de la trama.

"La ciencia ficción es, meramente el decorado. Blade Runner o Atmósfera cero son posteriores y es cierto que alguna coincidencia existe. Giraud (Moebius) fue fantástico y nos impresionó a todos con sus fantásticas historias, no dudo que afortunadamente, me influyera de cualquier manera, pero las historias de Antonio eran otra cosa". - Leopoldo Sánchez en la entrevista que se encuentra al comienzo de este Integral

¿Se parece a Bogart?:


Unos comienzos difíciles, la crisis de las revistas de cómic y el fin de la serie

Aunque desde mediados de los 70 hasta principios de los 80 había un boom de revistas basadas en cómics, lo cierto es que se publicaron muchísima de ellas y el mercado se saturó bastante rápido, con la consiguiente crisis y quiebra de prácticamente la totalidad de las revistas que estaban en el mercado. Al principio, cuando los autores propusieron su cómic no consiguieron ninguna revista que les diera el ok, por lo que tuvieron que autoeditarse, publicando en enero de 1981 el primer volumen con dos historias: '¡Adiós muñeca!' y 'El hombre que floreció'. Rápidamente llamaron la atención de Norma Editorial, que publicaría en la revista Cimoc las siguientes historias de la serie. Después serían publicados de forma efímera en la revista K. O. Comics, que se cancelaría tras solo cuatro entregas... En aquella revista se publicaría la última historia de Bogey, 'Nunca Jamás', en 1984, hasta este integral de Ponent Mon, en el que Leopoldo Sánchez y Antonio Segura se unieron de nuevo para crear otra nueva historia, por primera vez a todo color, titulada 'El Dandy'.

Como anécdota curiosa y como medida de la relevancia y calidad que atesoraba este título, Bogey fue publicado por la revista Warren en el Reino Unido. Allí, uno de los seguidores de la revista y un incipiente artista de la máxima relevancia mundial, Dave Gibbons, se fijó y se encandiló por el estilo de aquel cómic y se maravilló por el sistema de retícula de 6-8 viñetas cuadradas por página que realizaba Leopoldo Sánchez. Se lo propuso a Alan Moore para la creación de Watchmen, que accedió al verlo como una secuencia que se asemejaría al de una película. Gibbons lo adaptaría con 9 viñetas (como hizo Leopoldo en alguna historia) y el éxito que vino después con Watchmen es ya otro cantar...

"También había una serie llamada Bogey de un dibujante español, Leopoldo Sánchez, que se publicó también en la revista Warrior. Era en blanco y negro, y aunque era una historia ilustrada de forma muy compleja y densa, el sistema sencillo de retícula que él usaba me parecía que la simplificaba" .- Dave Gibbons, entrevista completa en 'Con C de arte'

Dave Gibbons se inspiró en la composición de páginas de Bogey para Watchmen:

Además de ser publicada en el Reino Unido, Bogey también fue publicada en Italia en la revista Skorpio, donde también se han publicado otros títulos míticos como Cybersix, de Carlos Trillo o La selvaggia, de Ricardo Barreiro y Luis García Durán.


¿Qué veremos en Bogey?

De lo mejor en género negro que puede encontrarse en el cómic español y europeo. Fiel a un estilo que se acerca más al cine negro que a la novela, con un juego de viñetas que parece cine puro y un dibujo denso, negro y lleno de sombras que harían palidecer al mismísimo Frank Miller y su Sin City en su mejor época. Esta oscuridad unida a unos argumentos llenos de intriga y planteamientos pseudopsicológicos y pseudocientíficos, nos transportan a un futuro relativamente distópico de una sociedad en retroceso que hace homenaje a los Estados Unidos de los años 30 y 40, en plena crisis económica y social.

El personaje es bastante interesante y vamos conociéndolo más y más en cada caso y en cada nueva intriga ¡ y jugamos a ser detectives con él a medida que transcurre la lectura!


Edición

La edición integral de Bogey recopila todo lo que se ha publicado nunca sobre Bogey además de una historia nueva e inédita, ¡a todo color! Al comienzo del tomo, de 184 páginas, nos encontramos con una introducción que nos pone en retrospectiva sobre la trayectoria editorial de la serie, de los autores y una fabulosa entrevista a Leopoldo Sánchez.



En conclusión...

En los años 80 se crearon algunas de las mayores obras maestras del mundo del cómic. En su género, Bogey es una obra maestra, profundamente fiel a su estilo, con una narrativa embaucadora y un dibujo detallista, oscuro y misterioso, que consigue robarte el alma cuando llevas leídas unas cuantas páginas. La edición de Ponent Mon es el broche de oro y el homenaje que se merecen la obra, los autores y los seguidores de cómics (o tebeos, como se llamaban antes en España...).


Algunas páginas interiores y portada del integral de Ponent Mon





Una obra imprescindible para los seguidores del género negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: