24/11/16

SODA Integral 2, el género negro y la bande dessinée unidos




Ponent Mon nos trae el segundo volumen de una serie con un gran sabor añejo y retro, que nos traslada a las carismáticas calles de Nueva York, de patrulla con uno de los agentes de policía más fantásticos y legendarios del cómic francobelga: Soda.

Puntuación:
¿Te gusta este cómic?

Publicación española: 'Soda: Integral 2', publicado en noviembre de 2016 por Ponent Mon
Publicación original: Este volumen recopila 4 volúmenes originales: Fureur chez les saints (1993), Confession express (1994), Lève-toi et meurs (1995) y Tuez en paix (1996), publicados en la revista Spirou, de la editoial Dupuis.
Año: 1993, 1994, 1995 y 1996

Francia

Guión: Philippe Tome
Dibujo: Bruno Gazzotti
Color: Stuf
Portada: Bruno Gazzotti
Género: Género negro
Formato: Cartoné,  21'6 x 28'6 cm
Páginas: 188 páginas, Color
ISBN: 978-1-910856-58-1
Precio: 36,00 euros



A primera vista y por el estilo de dibujo de este cómic francés, con el aspecto propio de la bande dessinée, nos encontramos ante el típico cómic franco-belga dirigido a dos públicos: por un lado a un público infantil/juvenil gracias su divertido estilo de dibujo, al más puro estilo de Astérix, pero a medida que te introduces en la lectura de la obra y vas conociendo los tejemanejes, la gran variedad de personajes y la profundidad de cada uno de ellos, rápidamente te das cuenta de que estás ante un cómic que también tiene una temática y trasfondo adulto, con intrigas complicadas e intrincadas que representan muy bien el género negro al que pertenece este cómic policíaco.

Nuestro protagonista, Soda, es un agente de policía con un gran recorrido y un gran prestigio en el departamento. Rebelde, duro y efectivo, cuando comienza cualquier investigación no para hasta resolverla... ¡y suele ser muy bueno en su trabajo! ¡Igual que su padre, que también era agente de policía! Pero cuando decidió formar parte del cuerpo policial, le escondió este pequeño detalle a su madre, que se había quedado viuda después de que unos criminales hubieran abatido a su marido, el padre de Soda. Es por ello que nuestro protagonista ha escondido el secreto de su verdadera profesión y se ha hecho pasar todo este tiempo por un cura. ¡Su madre está encantada por haber conseguido que su hijo vaya por el camino recto de la vida! Y aunque Soda quiere contarle la verdad a su madre, la enfermedad coronaria que ella padece ha hecho que se tenga que guardar el secreto para no acabar con la vida de su madre, ya que cualquier preocupación podría hacer que empeorara de salud.

"Me llaman Soda, pero en realidad me llamo Solomon.
David Elliot Hanneth Solomon.
Mi madre os diría que soy agente de policía, pero en Nueva York no hay agentes, solo polis.
Y de todas formas, no sabe que soy poli, se preocuparía demasiado.
Se piensa que soy pastor…
Hace un año que vive conmigo;
no sale nunca y no lee los periódicos porque solo hablan de muertos.
Tal vez sea mejor así: los tipos que detengo a veces están un poco muertos…"

Mientras tanto, Soda continúa haciendo su vida normal en el departamento de policía. Casi todos en el cuerpo saben que cuando llega a casa después de un día agotador de trabajo se cambia de atuendo, se pone la sotana, un sombrero y la biblia debajo del brazo, antes de entrar por la puerta...

Pero el secreto del éxito no sólo reside en la divertida historia personal del protagonista, que es genial, sino también en las elaboradas misiones en las que se ve envuelto con increíbles y trabajadísimas resoluciones que se dan a la trama, totalmente inesperadas y originales... Aunque hay cierta continuidad en la historia del personaje, cada capítulo es autoconclusivo presentando un inicio y un final, siempre envuelto en alguna nueva investigación que debe llevar a cabo, mezclándose la acción, la intriga, el suspense y aspectos de la sociedad y la familia, todo ello aderezado con buenas moralejas y un sabor añejo, ochentero y noventero que le queda muy bien a la obra. Y lo dicho al comienzo, al igual que el personaje principal, que engaña a su madre, el dibujo engaña a priori al lector ya que nos encontramos ante un formato de historia adulto y maduro, con un trasfondo y narración que sujeta con fuerza la atención del lector de principio a fin.



Curiosidades

Las novelas gráficas de Soda comenzaron a publicarse en 1986 y las historias ocurren en Nueva York. Es por ello que se puede ver en varias ocasiones las Torres Gemelas, destruidas tras el 11 de septiembre de 2001.

Por otra parte, el nombre real del personaje es David Elliot Hanneth Solomon, utilizando 'So' de Solomon y 'Da' de David, para crear su nombre...


Edición

Este segundo volumen integral contiene los siguientes cuatro volúmenes (con el año de publicación original entre paréntesis): La ira de los santos (Fureur chez les saints. 1993), Confesión express (Confession express. 1994), Levántate y muere (Lève-toi et meurs. 1995) y Podéis matar en paz (Tuez en paix. 1996). Todos ellos fueron publicados en la famosa revista franco-belga Spirou, de la editorial Dupuis, que decidió recopilar toda la obra en volúmenes integrales


En conclusión...

¿Te gusta el género policíaco o el género negro? Este es tu cómic. ¿Te gusta el cómic franco-belga? Este también es tu cómic. Una historia madura, intrincada, que gracias a su gran narración y por encima de todo, gracias a su nivel de intriga, unido a un gran detallismo en el dibujo representando a la Nueva York de los 80 y de los 90, Soda consigue transmitir todos los valores que hacen que una historia policíaca sea de verdad buena. Además, la lectura se alarga en el fantástico tomo de Ponent Mon, reuniendo el trabajo de cuatro años de publicación (1993, 1994, 1995 y 1996).

Soda es genial, un cómic con el que pasar un buen rato con historias retro y un aroma a género negro que se entremezcla con un estilo de dibujo con gran detallismo y personajes al más puro estilo bande dessinée.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: