8/3/18

NINJAK: El asedio del castillo King



"¿Entre seis y diez hombres en un despacho pequeño? Por supuesto que opondré resistencia."

El asedio del castillo King es el cuarto arco argumental (de seis) del flamante relanzamiento de la serie Ninjak, por parte de Valiant, que desde 2015 ha llenado las estanterías con historias repletas de artes marciales, espionaje y alto voltaje, con Matt Kindt a la cabeza del proyecto.

RELACIONADO: Personajes de Valiant


Puntuación:
Publicación en España: Publicado por Medusa Cómics en febrero de 2018
Publicación original: 'Ninjak' #14-17, en 2016 por Valiant


Guión: Matt Kindt
Dibujo: Diego Bernard, Koi Pham, Allison Rodrigues, Andres Guinaldo
Portada: Lewis Larosa
Género: Espionaje, Artes Marciales, Superhéroes
Formato: Rústica
Páginas: 144 páginas , Color
Precio: 13,95 euros



Si existe un personaje que resulta misterioso hasta límites insospechados dentro del universo Valiant, ese es Ninjak. Su pasado y sus orígenes como asesino/agente/espía del MI6 británico (agencia secreta), su entrenamiento físico y mental, y un montón de conceptos más que revoloteaban a su alrededor, nunca habían sido tan definidos como lo ha hecho Matt Kindt en el relanzamiento de la serie en solitario. En 2015 el personaje sufrió un lavado de cara, con un reinicio de sus historias que trajeron consigo a un imponente equipo creativo formado por el propio Kindt junto a diferentes y rutilantes dibujantes, como Clay Mann, Raúl Allén, Stephen Segovia, entre otros varios. Y la premisa inicial del título sería explorar el pasado del personaje que, irremediablemente, estaría conectado con sucesos presentes. Es así como, en el primer arco argumental (El Armamento) nos introducíamos, junto al protagonista, en una peligrosa organización criminal conocida como Armamento, y en la que poco a poco iría escalando posiciones dentro de ella, como si de una historia de 007 se tratara. Pero después, en ‘La guerra de las sombras’ – el siguiente arco argumental -, comenzarían los flashbacks al pasado que se dedicarían, desde ese momento, a relatarnos cómo Colin King consiguió convertirse en el hombre que es. Este arco se centraría en el entrenamiento de artes marciales del personaje, además de proveer al título de un componente místico y mágico que lo convierte en un producto totalmente único dentro del género.

En los inicios de la serie, Matt Kindt plantó una semilla que poco a poco iría emergiendo a lo largo del transcurso de la serie. Esa semilla era referente a sus advenedizos padres y el tormentoso mayordomo que se ocuparía de cuidarle ante la ausencia de éstos. El mayordomo resultaba ser (cuidado spoiler – no leer si no has leído los anteriores volúmenes) el propio padre de Colin, aunque todavía no habían sido relatadas las circunstancias de tal hecho, y los padres de Colin resultaban ser, sorprendentemente, agentes secretos, aunque de orígenes desconocidos (fin del spoiler). Y es la duda constante acerca de ellos y más elementos uno de los mayores puntos de interés del título, sobre todo viendo como todo el presente de Colin está interconectado, de algún modo, con su pasado remoto o cercano.

En ‘El asedio al castillo King’ Ninjak es colocado en una situación que de nuevo le pone en una situación límite, una posición que podríamos definir como una mezcolanza entre ‘Misión Imposible 5’, ‘Daredevil: Born Again’ y el género de los superhéroes: Alguien ha descubierto la tapadera de Colin, y sabe que es en realidad Ninjak. Es por ello que ha hecho explotar su castillo y le ha convertido en uno de los hombres más buscados de Europa, imputándole un asesinato. Es entonces cuando el mejor agente del MI6 deberá emprender una cruzada en solitario contra sus enemigos, sin saber que tarde o temprano descubrirá que un viejo conocido ha vuelto para atormentarle…

"Te he dejado ileso. Bueno... más o menos. ¿Sabes por qué? Porque eres especial. El elegido. Me vas a decir donde vive tu jefe."

Ninjak, una serie diferente


El estilo narrativo de Matt Kindt es uno de los más prolíficos del sector. Su forma de escribir se adapta a cada personaje y serie de forma impresionante, siendo capaz de alternar entre alta ciencia ficción, como en E.T.H.E.R, pasando por el cyberpunk de Rai, la ciencia ficción hard de Divinity I, II y III, o el espionaje y las artes marciales de Ninjak. Además, poco tienen que ver los diálogos, la construcción de las escenas y el tempo narrativo de sus diferentes tramas. En Ninjak somos testigos de una historia que mezcla conceptos como ninguna otra, con artes marciales, magia, misticismo, espionaje y superhéroes, con personajes que gracias a su pasado definieron al protagonista y espectaculares flashbacks de forma recurrente. Y es que Kindt es capaz de todo en el mundo del cómic.


En los lápices nos encontramos con el dibujante Diego Bernard, que acaba realizando unas páginas maravillosas, repletas de ciencia ficción, vertiginosidad, agilidad y la sensación de movimiento que necesitan sus personajes. Los flashbacks que contiene cada uno de los dibujantes son fabricados por Koi Pham, Allison Rodrigues y Andres Guinaldo, en los conocidos como 'Los archivos perdidos'. Puro espionaje.


Edición


El tomo es edición rústica, como el resto de volúmenes de la serie, con un tono brillante en la portada y unas páginas de gran calidad. Los números 14 al 17 de Ninjak fueron publicados por Valiant en 2016. 


En conclusión…


Ninjak cierra un círculo importante dentro de su nuevo relanzamiento, revelando hechos que resultan trascendentales para conocer el verdadero origen del personaje, sus padres y su mayordomo, y las imposibles relaciones con alguno de sus más acérrimos enemigos. Matt Kindt ha estado jugando con el lector desde el inicio de la serie, con un sentido oculto que revelaba poco a poco hasta llegar a este arco argumental, uno de los más apasionantes de la serie.



Tan divertido como siempre, en uno de sus mejores arcos de los últimos tiempos.


También te puede interesar:







   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: