2/5/18

Simón del Río - Integral 2



Ecuador de una de las distopías para adultos más fascinantes de la bande dessinée


Ponent Mon presenta el segundo integral (de tres) que recopila todas las novelas gráficas de Simón del Río. Este tomo contiene las historias 'Balada de Maïlis', 'Los peregrinos' y 'Ciudad N. W.', publicadas entre 1975 y 1978 en la revista Tintin, manteniendo su tono distópico y ecologista apasionante.

RELACIONADO: La bande dessinée en Comicrítico

Puntuación:
Publicación española: Publicado en abril de 2018 por Ponent Mon
Publicación original: Este tomo recopila los tres albúmes de Simón del Río (Simon du Fleuve): 'Balada de Maïlis', 'Los peregrinos' y 'Ciudad N. W.', publicados en las revistas Tintin (Bélgica) y Tintin l'hebdoptimiste (Francia) entre 1975 y 1978 y recopilados por Éditions Lombard
Autor completo: Claude Auclair
Género: Distopía, Ciencia Ficción, Bande dessinée
Formato: Cartoné,  21'6 x 28'6 cm
Páginas: 144 páginas, Color
Precio: 32,00 euros

Adentrarte en las páginas de Simón del Río (Simon du Fleuve) es sumergirte en la mirada más ecologista y reivindicativa de la narrativa distópica dentro del mundo del cómic. Pocas distopías (futuros apocalípticos) consiguen ser más críticos con la sociedad actual humana que este título, concebido por Claude Auclair, uno de los autores de bande dessinée más irreverentes e independientes de los años 60 y 70. Su gran estilo fue descubierto por Jean Giraud (Moebius) a finales de los 60, que le recomendaría para trabajar en Pilote, una de las grandes editoriales de cómic franco-belga, y trabajaron juntos en los dos primeros volúmenes de Jason Muller, otra conocida obra de carácter post-apocalíptico. Pero no sería hasta 1973 cuando crearía Simón del Río en la prestigiosa revista Tintin, de la editorial Les Editions du Lombard. Fue su obra más reconocida y en la que imprimiría, sin atisbos de ningún tipo de censura ni limitación, todas sus ideas relacionadas con la condición humana, siempre desde un punto de vista ecologista, ambientalista y social.

El contexto en el que nos introduce Auclair es en el de un futuro post-apocalíptico en el que la mayoría de grandes ciudades del mundo han sido destruidas tras una larga guerra. El retroceso tecnológico ha sido más que evidente y la sociedad, en parte, ha tenido que volver a vivir del campo, la agricultura y un sistema que no entiende de grandes ciudades. Aún así, Auclari presenta a los Señores de la Ciudad, un grupo que intenta preservar la antigua sociedad, jerarquizada y que destroza sin paleativos los recursos del mundo, e intentan subyugar a las pequeñas poblaciones locales para que trabajen para ellos. En medio de todo este panorama se encuentra Simón del Río, personaje que evoca el pacifismo y el ecologismo en su máximo esplendor. La cuestión es que Simón posee un arma que no debería caer nunca en manos amenazantes y es por ello que emprende un largo viaje para conseguir destruirla. Por el camino, se encontrará todo tipo de grupos de personas: agricultores, nómadas, asesinos, etc., descubriéndonos una sociedad que, aunque está hecha añicos, preserva los ideales más antiguos de la cultura humana.

"Simón se había integrado totalmente en esta nueva vida que le gustaba descubrir y compartir, pero, a pesar de su felicidad, unas profundas arrugas seguían marcando su frente."

La obra de Auclair nos presenta irremediablemente un halo de penumbra total, donde una serie de personajes, encabezados por Simón, nos muestran las claves de una sociedad que ha retrocedido en parte a sus más antiguos métodos de supervivencia. Y a modo casi de documental, con gran detallismo y de modo muy explicativo, Auclair se detiene para retratarnos de la forma más realista posible cada proceso de las culturas predominantes de su 'futuro' post-apocalíptico. Es por ello que, de repente, podemos estar en un arco repleto de acción, disparos, violencia descarnada, como después pasar a estar durante bastantes páginas disfrutando de los métodos de agricultura y ganadería de una de las poblaciones con las que Simón se ha cruzado. Y es allí donde Auclar imprime y consigue sacar su mayor influencia: su propia niñez. Claude Auclair nació en el norte de Francia el 1 de mayo de 1943, en la zona rural, y allí estuvo hasta los 10 años, cuando fue a vivir a Nantes, una gran ciudad. Su desarraigo y falta de adaptación le persiguieron para siempre y afinó muchísimo su ojo para comprobar los defectos de la sociedad industrial, en comparación con la campiña. Gracias a su experiencia nos muestra sin tapujos lo mejor de la población rural y lo amenazante que puede suponer la supuesta civilización en grandes orbes. 


El segundo integral de Simón del Río recopila los volúmenes 'Balada de Maïlis', 'Los peregrinos' y 'Ciudad N. W.', cada historia de carácter independiente pero interrelacionadas en forma capitular. La trama general de Simón del Río avanza en paso firme y esta trilogía, publicadas originalmente en la revista Tintin entre 1975 y 1978, y en formato de novelas gráficas entre 1978 y 1979 por Les Éditions du Lombard, se encuentra en el ecuador de su trama, que consta de un total de nueve volúmenes. Pero además, son los últimos volúmenes escritos por Auclair, que pasaría el testigo del guión a Alan Riondet para los siguientes tres volúmenes, que cerrarían esta serie.


Cada volumen resulta especial, pero son muy diferentes entre ellos. Mientras que 'Balada de Maïlis' es el más trágico de todos ellos, el siguiente, 'Los peregrinos', es el más descriptivo y rural de todos ellos, con extensas explicaciones sobre la forma de vida de las poblaciones que no están subyugadas por los Señores de la Ciudad. Y, por último, 'Ciudad N. W.', nos introduce de lleno en la distopía de carácter más belicista de cuantos capítulos habíamos presenciado hasta el momento, con una historia repleta de violencia.

"Pero el descubrimiento de ese pueblo famélico, el silencio de Maïlis sobre su existencia, sus extrañas creencias... ¿Qué realidad se escondía detrás de todo eso?..."

Edición


La edición integral de Simón del Río, publicada por Ponent Mon, es maravillosa. Preciosa, respeta los colores originales y tiene un aspecto fascinante. De lujo.



En conclusión...


Simón del Río es narrativamente denso, inteligente y enrevesado, con una trama que tiene un cáliz humanista y desgarrador, mostrando lo mejor y lo peor de la sociedad humana, con unos dibujos apasionantes y un halo que nos embarga desde la primera viñeta. Esto es historia del cómic franco-belga.




Auclair es un autor que debes descubrir si te gusta el cómic europeo. Y esta obra es la máxima representación de su carácter y sus anhelos más profundos.


También te puede interesar:




         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: