16/6/18

WILD WORLDS de Alan Moore




Wild Worlds nos muestra una interpretación propia de Alan Moore del universo Wildstorm y sus personajes más importantes. Varios títulos que funcionan de forma independiente y que ahora han sido recopilados en un espectacular tomo recopilatorio.

RELACIONADO: Top 20 Mejores cómics de Alan Moore


Puntuación:
Publicación en España: ECC Ediciones, abril de 2018
Publicación original: WildStorm Spotlight #1, Voodoo #1-4, Voodoo: Dancing in the Dark, Deathblow: By Blows #1-3 en 1997, 1999 y 2000, por Wildstorm (Image Comics)
Guión: Alan Moore
Dibujo: Travis Charest, Carlos D'Anda, Al Rio, Michael López, Jim Baikie
Portada: Michael López
Formato: Cartoné
Género: Superhéroes
Páginas: 224 páginas, Color
Precio: 22,00 euros



Entre los años 1993 y 1998, Alan Moore decidió regresar al cómic mainstream norteamericano después de varios años dentro del cómic independiente (1988–1993) y en la editorial Mad Love. Y su nuevo camino le llevaría a uno de los fenómenos del cómic de superhéroes de los años 90: Image Comics, incipiente editorial que consiguió convertirse en una dura competencia para los dos pesos pesados del cómic USA: DC y Marvel. Dentro de Image Comics convivieron durante varios años una serie de sellos independientes creados por los fundadores de Image: Extreme Studios, Aspen o Wildstorm comenzaron a desarrollar sus propios universos, y en esto último, el universo Wildstorm, fue donde recaló con más fuerza Alan Moore. Wildstorm había sido forjado por Jim Lee, y Alan Moore irrumpió en series como WildC.A.T.s, donde remodeló al equipo y le dio un nuevo sentido durante dos años de serialización. Pero también creó historias independientes de varios de los personajes de este rico universo, ahora recopiladas en un solo tomo titulado Wild Worlds. Son tres tramas protagonizadas por Majestic, Woodo y Deathblow.

Majestic: El gran frío


La primera trama es atronadoramente bestial. Alan Moore nos traslada al final del tiempo, cuando la vida en el universo está prácticamente extinguida y le queda poco tiempo al cosmos para desaparecer. Majestic y unos pocos seres de diferentes lugares del universo intentan sobrevivir a su inevitable final en una longeva nave espacial, a la espera de que les llegue la entropía... ¡y vaya forma de hacerlo! Es la mejor historia de estas tres curiosas obras de Moore, con toques de ciencia ficción cósmica mezcladas con conceptos filosóficos y existencialistas, donde Majestic, una suerte de Superman pero de Wildstorm, nos muestra hasta qué punto puede llegar el legado del superhombre. El dibujo es obra de Carlos D'Anda.

"En la sala central, Gemeth, el motor ilustrado, entona solemnemente los últimos millares de nombres de Dios. Algunos son preciosos. Otros, un ruido espantoso... Incomprensible. Insoportable."


Voodoo: Bailar en la oscuridad


Esta trama es realmente curiosa. Queda poco del personaje original, Voodoo, miembro clásico de WildC.A.T.s que es reinventada en una historia que mezcla los bailes exóticos con la mafia, la magia y la prostitución. Es un claro ejemplo de lo que significó la década de los años 90 para el cómic americano. Una sexualización tremenda de los personajes, con mucha testosterona, cuerpos exóticos y tramas que mezclaban diferentes conceptos. Pocos dirían que estamos ante una obra firmada por Moore, que buscó algo totalmente diferente a lo que había realizado en anteriores trabajos artísticos. Los dibujantes de esta miniserie fueron Al Rio y Michael López.

"Jefe, van dos en una semana. ¿Cuántas más? ¿Cuántas bailarinas se necesitarán antes de que tengas lo que necesitas?"
"No lo sé. ¿Cuántas hay?"


Deathblow: Byblows


Poco tiene que ver esta historia con respecto a la serie original de Jim Lee y Brandon Choi, creada en 1993 y que fue uno de los títulos más interesantes de este dúo. En primer lugar, porque la serie Deathblow tenía un carácter de género negro mezclado con conceptos de espionaje y bélico que no forman parte de la miniserie de Alan Moore. El autor británico nos traslada a un futuro lejano y distópico, donde diferentes clones de Deathblow conviven y guerrean entre ellos, dentro de una historia revuelta, confusa e intrigante. El aspecto gráfico, obra de Jim Baikie recuerda, aunque parezca mentira, a Frank Miller, con viñetas de extrema violencia.

"Eh... ¿Quién te crees que eres?"


Reencarnación


Este capítulo forma parte de la serie WildC.A.T.s, del número 50, y es un homenaje al equipo completo de los WildC.A.T.s, una despedida de uno de los mejores guionistas de la historia, junto a Travis Charest, dibujante que destacó por haber compartido su andadura con Moore en esta serie.


Edición


El tomo que publica ECC Ediciones es espectacular. Presenta las tres historias seguidas, con una cubierta preciosa y un acabado bastante bueno. Hay que mencionar que la impresión es obra de Gráficas Anman, que sustituyó a Liberdúplex.


En conclusión...


Tres historias de un universo, el de Wildstorm, donde irrumpió Alan Moore de forma repentina y sorpresiva, demostrando que el mainstream también podía ser sofisticado e inteligente.



También te puede interesar:






         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: