13/5/17

Sangre en el suelo



"Demasiado fácil. Y demasiadas pistas. Esto va a ser complicado, Joe. Mala pinta. Muy mala pinta."

La editorial independiente, The Rocketman Project, ha demostrado con Sangre en el suelo que apostar por el talento poco conocido de artistas noveles, además de necesario para hacer crecer a la industria, es una apuesta casi segura de calidad ya que el esfuerzo realizado por cada uno de ellos, la ilusión y la fuerza creativa, provoca que se creen obras tan redondas como ésta, un auténtico homenaje al género negro que atrapa de forma sibilina e insidiosa al lector y no lo suelta hasta haber devorado las más de 100 páginas de esta obra coral, que cuenta con un guionista y hasta ocho dibujantes diferentes.


Puntuación:
Publicación actual: The Rocketman Project, en 2017
Guión: Fernando Llor
Dibujantes: Adela Quiles, Borja García, Hugo Llera, Pablo Ballesteros, Carlos Ríos, Román López Cabrera, Dharman Gil, Marc Garreta
Género: Género Negro
Formato: Rústica sin solapas,  24 x 17 cm
Páginas: 108 páginas, Blanco y negro
Precio: 12,00 euros

Trama


Jack Shermann ha aparecido asesinado de forma bastante misteriosa. El inspector Collins, examinando las pruebas, encuentra bastantes pistas que conducen hasta a seis sospechosos diferentes. ¿Quién ha sido el asesino? A medida que transcurre cada capítulo, descubriremos que todos tenían sus motivos para perpetrar el crimen.

Gracias a las campañas de crowfunding, que son cada vez más utilizadas por autores noveles (y no tan noveles) en el medio del cómic, tenemos la oportunidad de descubrir obras maravillosas que de otra forma no tendrían la financiación suficiente para entrar en el mercado. Este es el caso de Sangre en el suelo, una obra coral de nueve autores que durante ocho historias interrelacionadas nos van desvelando quién fue el asesino de Shermann, aunque no lo tendremos fácil para descubrirlo por nosotros mismos. El contexto en el que nos adentramos es que este hombre muerto era odiado por todos los sospechosos, por lo que todos ellos tenían motivos de sobra para acabar con él. Es así como el guionista Fernando Llor nos va dando pistas entremezcladas y nos apunta a cada uno de ellos, provocando que sea realmente complicado que podamos descubrir por nosotros mismos quién perpetró el crimen. Cada historia es puro género negro y cada una de ellas nos adentra en una típica situación de este género, viendo a Shermann con la mafia china, contando cartas, apostando ilegalmente en combates de boxeo amañados, relacionado con la prostitución, etc. ¡Vamos!, que el tipo no era un ángel precisamente... 

Para cada capítulo, Fernando Llor cuenta con un artista gráfico diferente y a continuación describiremos la sinopsis de cada capítulo y el dibujante que se encargó de ellos:

Capítulo 1. Un muerto y demasiada sangre en el suelo

El comienzo de la trama no podría ser más intrigante. Se presentan el Teniente Collins y el agente Smith, de Homicidios. Han descubierto el cadáver de Jack Shermann, un criminal de poca monta, y alrededor de él hay numerosas pruebas que apuntan a diferentes personas. Un dibujo muy expresivo de Marc Garreta, sobre todo en los gestos del Inspector Collins y Smith.


Capítulo 2. El rey de picas

Se presenta al primer sospechoso, Jimmy Falco, que se ve involucrado en una partida de cartas marcadas junto a Shermann. El dibujo, de Hugo Llera, tiene un estilo cartoon muy peculiar que recuerda un poco a las series animadas de Bruce Timm.


Capítulo 3. La bruja

En este caso nos encontramos Wu Lin, jefa de la mafia china de la ciudad. Regenta sus actividades criminales además de hacer tatuajes y leer las cartas, y a Shermann se las lee, descubriéndole un destino demasiado funesto como para poder aceptarlo. El arte gráfico de Borja García es oscurísimo, manejándose perfectamente con las sombras y dando el aspecto ideal al capítulo.


Capítulo 4. El abuelo

Uno de los capítulos que más representan el género negro. Siempre suelen haber problemas familiares y el octogenario Phil Douglas Shermann tiene motivos de sobra para querer ver enterrado a su nieto, Jack. Dibuja, espectacularmente, Dharman Gil.


Capítulo 5. La chica

El Noir siempre ha tenido a chicas duras y embaucadoras en sus tramas. Es el caso de Nadia Kinski, que intenta influir en Jack Shermann, aunque sin demasiados resultados ya que este le maltrata... ¡motivos suficientes para odiarlo! El dibujo tiene un aspecto infantil (pero no la trama) y es obra de Pablo Ballesteros, que maneja muy bien las secuencias de viñetas, que parecen de película.


Capítulo 6. El boxeador

Nada más comenzar esta trama, los más fanáticos recordarán a Bruce Willis en Pulp Fiction. En este caso, nos encontramos con el boxeador Fran Alonso, que trabajaba con Shermann y éste le obligaba a amañar los duelos y forrarse de dinero. Una intensa historia con un dibujo igual de potente, obra de Carlos Ríos.


Capítulo 7. La ladrona

En este penúltimo arco, nos encontramos con Foxy Di, una ladrona que se encuentra a Shermann en un callejón.. ¿qué ocurrirá entonces? Adela Quiles se encarga de la faceta gráfica en este caso, con mucha agilidad y llenando de movimiento cada viñeta.


Capítulo 8. ¿Quién mató a Jack Shermann?

Y por fin se resuelve el caso. Nada es lo que parece hasta que por fin es desvelado el misterio, de forma elegante, inteligente y misterioso, como debe ser el género noir, el buen género negro. Del dibujo de esta última trama se encarga Román López Cabrera que con su estilo fino, detallista y seguro, retrata a la perfección a cada uno de los personajes que aparecen en la trama, la escena en la sala de interrogatorios, los flashbacks. Sencillamente, Cabrera posee un dibujo apabullante, que podría verse en cualquier buen cómic estadounidense (su estilo pega mucho con aquel mercado).


Edición


Financiado gracias a un campaña de crowfunding, como otros de sus títulos, salió a la venta en 2016. La editorial encargada del cómic es The Rocketman Project, que tiene como objetivo la publicación de artistas noveles y que sean de fantasía o ciencia ficción, sobre todo. La edición es rústica y a un precio razonable, 12 euros.

Información de la editorial: rocketman-project.es


En conclusión...


Un cómic que te tiene de principio a fin buscando pistas y extremadamente atento a cualquier detalle que pueda pasar desapercibido. Y esto es lo que tiene que conseguir una buena historia de género negro, involucrar al lector hasta tal punto de que se olvide de todo lo que tiene a su alrededor. El cambio de dibujante en cada trama resulta fresco y añade riqueza artística a la obra, y la resolución del misterio es bastante elegante, muy buena.


Puro género negro, manejando los clichés con elegancia y resolviendo el misterio de forma magistral. Muy buen elenco de dibujantes.



También te puede interesar:




   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: