25/3/18

Flash de Mark Waid: Velocidad terminal




Mark Waid fue, sin lugar a dudas, el guionista más importante que ha tenido nunca Wally West. Geoff Johns llevó a este Flash al siguiente nivel de importancia, pero Waid fue el autor que lo definió, el que le dio un sentido y lo transformó en el Flash de toda una generación. Velocidad terminal es una obra maestra, un cómic que innova dentro de un universo ya explotado en ese momento como era el de Flash. Y nos trae consigo unas horas que se convierten en una diversión continua que además ayuda a dar un paso más para entender lo que significó Wally West. A continuación, te desgranamos todo sobre este nuevo recopilatorio de ECC Ediciones que contiene Flash #95-107, Flash Annual #8 Underworld Unleashed #1-3, publicado originalmente por DC Comics entre octubre de 1994 y diciembre de 1995.

RELACIONADO: Cómics de Flash


Trama


Puntuación:
Publicación en España: ECC Ediciones, enero de 2018
Publicación original: Flash #95-107, Flash Annual #8, Underworld Unleashed #1-3, por DC en 1994 y 1995
Guión: Mark Waid
Dibujo: Salvador Larroca, Carlos Pacheco, David Brewer, Howard Porter, Humberto Ramos, Óscar Jiménez, Roger Robinson, Rom Lim
Portada: Óscar Jiménez
Formato: Cartoné
Género: Superhéroes
Páginas: 496 páginas, Color
Precio: 41,50 euros



Flash ha visto algo que no tenía que ver del futuro... y teme llegar a alcanzar la velocidad que pueda provocar que eso ocurra. El problema es que Impulso y él tienen que enfrentarse a la amenaza de Kobra, la infame organización terrorista que va a poner al límite a los protagonistas. Y Wally West llegará a la... velocidad terminal. ¿Qué es eso?

Además, en este tomo se incluye la historia de Inframundo, una saga donde los héroes tendrán que hacer frente al Amo de los Espejos, Magenta, Mongul... entre otros villanos. 


Impresiones de Velocidad Terminal


Lo dijimos en la introducción, Velocidad Terminal es una de las mejores tramas de Wally West, y uno de los mejores trabajos de Waid con el velocista. Para ponernos en situación, Mark Waid heredó un personaje que tenía que encontrar su rumbo, el tercer Flash, y le fue dando forma como héroe en un mundo que seguía llorando la pérdida de Barry Allen. Y lo consiguió con sus primeros grandes arcos en los que empezó a definir al personaje, dándole su espacio e importancia, al punto de separarlo de su predecesor y diferenciarlo lo suficiente como para que encontrara su verdadero lugar. A medida que fue guionizando al personaje, éste fue creciendo junto con el guionista hasta llegar al punto en el que nos encontramos en este tomo, siendo ya un superhéroe con su propio aprendiz. Velocidad terminal es clave en el devenir del personaje porque nos presenta por primera vez elementos que no existían hasta este punto, como por ejemplo la Fuerza de la Velocidad, un concepto tan importante que se ha convertido en básico para entender la historia de todos los Flashs.

Pero volviendo al tomo y a las impresiones del mismo, desde el comienzo empieza con un ritmo muy alto. Su lectura se vuelve veloz y voraz porque a medida que vamos avanzando, empezamos a entender la magnitud de la obra. La palabra que mejor definiría este arco argumental es imprescindible, porque Waid crea la Fuerza de la Velocidad, algo que (volviendo a repetirlo) es básico para los Flashs. También tiene algo interesante y es la conjunción de velocistas que aparecen a lo largo de las distintas tramas del tomo: Max Mercury, Impulso, Garrick, Jesse Quick... una pléyade de corredores que habla muy bien del avance de los amigos de Flash. 

A nivel puramente artístico, el trabajo realizado por Salvador Larroca, Carlos Pacheco y Óscar Jiménez es brillante, cada uno con su estilo. Se van alternando dibujando esbozos de lo grande que serían sus carreras en el cómic americano. Mención especial merece Larroca, el dibujante principal de la mayoría de los números al principio, que hace un trabajo sensacional.


Edición


ECC Ediciones nos está regalando la mejore recopilación jamás hecha sobre las aventuras de Flash, con dos colecciones que pretenden recopilar las etapas de Mark Waid y Geoff Johns. El tomo es de edición cartoné y cuenta con 448 páginas a color.



Autores


Mark Waid: se encargó de las aventuras del tercer Flash en 1992. Su etapa es hoy una de las más recordadas de la historia del personaje. Este tomo es continuación directa de Flash de Mark Waid: Nacido para correr. Su trabajo en DC Comics cuenta con numerosos títulos de renombre, donde destacan Kingdom Come, Superman: Birthright, 52 y Daredevil.

Salvador Larroca: Clásico de Marvel Comics, tuvo en DC Comics un recorrido corto en DC, destacando su trabajo en la competencia: Marvel. Sus dibujos en Iron Man, Ghost Rider, X-Treme X-Men y Ultimate Elektra son también memorables.

Carlos Pacheco: Uno de los autores de cómic españoles más internacionales y más reconocidos a nivel mundial. Lleva más de veinte años deleitándonos con su trabajo en Marvel (4 Fantásticos) y DC (Superman).

Óscar Jiménez: También español, es un autor con grandes títulos en su haber, como Stormwatch, JLA (etapa de Grant Morrison) o Gravel.

Otros grandes que nos encontramos en este volumen son David Brewer, Howard Porter, Humberto Ramos, Roger Robinson y Rom Lim.


En conclusión...


Un cómic imprescindible para Flash, y una delicia para cualquier lector ávido de superhéroes y de DC. Sorprende en muchos puntos y además es una magnífica forma de entender a Wally West y su significado.








Las historias de Flash con Mark Waid consiguieron más velocidad, agilidad y vertiginosidad. Además, creó varios conceptos que son indispensables para el personaje y su mitología.




   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: