11/11/14

LA CASTA DE LOS METABARONES




La casta de los metabarones (Le Caste des Méta-Barons) es una serie de cómics de ciencia ficción, creados por el guionista Alejandro Jodorowsky y el dibujante Juan Giménez. La serie contó con 8 tomos, publicados por la editorial francesa Humanoïdes Assocciés entre 1992 (primer número) y 2003 (octavo y último número). Además de la serie, La casta de los metabarones ha contado con varios especiales (Las armas del Metabarón, La casa de los ancestros...) y una serie precuela, de la que por ahora se han publicado dos números (en 2007 y 2014): Castaka.

Esta obra es uno de los mejores cómics de toda la historia. La trama de género futurista Space Opera se mezcla con el arte de la guerra, la filosofía y toda la honorabilidad que imprime siempre Jodorowsky a sus trabajos, sumado a un arte gráfico por parte de Giménez que se sale de la escala.



SINOPSIS

La trama se desarrolla en un futuro muy pero que muy lejano, donde los humanos han conquistado todo el universo. Aunque hay un poderoso Imperio galáctico, estamos en una época salvaje, donde los piratas y bandidos campan a sus anchas con todo tipo de armamento bélico futurista. Grandes guerras ocurren, luchando sobre todo por los recursos y territorios. Entre todos los humanos destacan los legendarios metabarones.


Los metabarones son una casta formada por los guerreros más poderosos que han existido nunca en el universo. Son una familia y han vivido durante 4 generaciones hasta llegar al último Metabarón (Sin Nombre), que vive en la actualidad apartado de la humanidad en su fortaleza: el Metabúnker.
En el Metabúnker, un robot llamado Tonto le relata a otro robot, Lothar, el origen de la casta de los metabarones y todas sus excéntricas costumbres desde el primer de ellos: Othon, el tatarabuelo.



CRÍTICA

Una obra sublime, de belleza inigualable, profundamente inspirador y con un nivel de talento lejos de ser alcanzable por casi ninguna otra obra del medio.

La casta de los metabarones es un spin-off de 'El Incal', obra creada también por Alejandro Jodorowsky junto al artista creativo Moebius en los años 80. Fue en esa serie limitada donde se creó al Metabarón, personaje central de La casta de los metabarones, y es sobre su familia sobre la que trata la obra de Jodorowsky y Giménez. Aunque 'El Incal' es una obra maestra, considerada uno de los mejores cómics de la historia, La casta de los metabarones la supera en muchos aspectos.

Sobre todo en la épica del relato, que trasciende hasta quemar todas las neuronas del lector. Estamos ante una Space Opera en toda regla, pero con elementos filosóficos inherentes en toda la obra, además, Jodorowsky mezcla el código Bushido de los samuráis (con cambios) con los metaguerreros, es decir, guerreros con mejoras en su cuerpo y armas de combate cibernéticas.

Los metabarones son una casta con un código fuerte e implantado durante generaciones. Por ejemplo, el ritual de iniciación es que deben de aguantar una mutilación de alguna parte del cuerpo (oreja, piernas, etc.) intentando soportar el dolor y sin ninguna queja.

Ritual de iniciación del metabarón:


Además, son guerreros que tienen implementados en aquellas partes mutiladas, mejoras cibernéticas que les den ventajas en la batalla.



Una de las grandes cualidades del cómic es que vemos evolución en la historia, y cambio, aunque hay continuidad entre cada capítulo los personajes principales cambian, pasando de generación a generación de forma muy sorprendente.



EQUIPO CREATIVO Y PUBLICACIÓN

Los Humanoïdes Associés fueron los encargados de editar y publicar los 8 tomos de los que consta la obra entre 1992 y 2003. Mucha paciencia se tomaron los artistas para realizar un trabajo perfecto en todos los sentidos.

- Guión: Alejandro Jodorowsky. Uno de los grandes del medio. Quien no conozca sus obras debe comenzar a disfrutar de sus trabajos: El Lama Blanco, El Incal y Bouncer.


- Dibujo: Juan Giménez. Simplemente abrumador.



PORTADAS E INTERIORES, de JUAN GIMÉNEZ




 

''Sublime obra maestra. La mejor ciencia ficción, con mucha filosofía, intriga y pasión. Sin duda alguna, estamos ante la mejor obra que ha creado en el mundo del cómic Alejandro Jodorowsky.''



También te puede interesar:

- El lobo solitario y su cachorro

- Usagi Yojimbo, de Stan Sakai

- Ronin, de Frank Miller


Síguenos en:

   

6 comentarios:

  1. Siguiendo tu consejo John, me he leído la Casta de los Metabarones y he tenido que hacer un comentario en vuestro blog porque no me podía quedar con lo que siento dentro.
    Encuentro una similitud en todas las obras que leo de Jodorowsky, o por lo menos me ha pasado con El Incal y Antes del Incal, al igual que con la Casta y es que según empiezo a leer, me quedo maravillado, me absorbe totalmente y me parece una obra maestra, pero siempre llega un punto en que no lo soporto. Me aburre, me hastía y sinceramente, me desilusiona totalmente.
    Antes de seguir, quiero dejar claro que me parece una obra maestra, una obra totalmente irrepetible y que merece ser leída y apreciada. Creo que está entre las cinco mejores obras literarias que he leído sin duda.
    "¿Entonces, por qué dices que te desilusiona?" Estarás pensando. Pues voy a intentar explicartelo:
    Tengo un concepto del ocio y el entretenimiento que choca totalmente con lo que Jodorowsky pretende hacerme sentir. Cuando era teenager, no era especialmente bueno en nada, así que no tenía nada en lo que destacara por encima del resto de una manera sobresaliente así que, como me creía inteligente de la hostia, me empeñé en ser la persona más trascendental del mundo, enfrascándome en lecturas complejas de autores raros, viendo películas de culto de directores extraños y en definitiva, intentando ser una persona especial, un puto tío raro y repelente.
    Con el paso de los años he descubierto que ése ocio ya no me interesa, no quiero estar más conectado con mi yo interior ni con la energía que mueve el mundo ni con la intangilidad del ser. No me interesa.

    Es por esto que La Casta de Los Metabarones me desilusiona. Lo que empieza siendo una historia muy entretenida, llena de referencias como dices a la nobleza, al orgullo y encuadrada en un entorno SyFy muy, muy completo, termina siendo otra drogada interesante de Jodorowsky, enrevesada, sin ritmo, sin emoción, sin un sentido más allá de hacerte pensar mucho y detenerte en cada hoja para ver si has entendido lo que ha pasado.

    En definitiva, no es lo mío, ya no soy ése chico.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya divertido (a pesar del declive que sentiste al final). Pues, te sigo recomendando que leas por completo 'El lobo solitario y su cachorro'. Me parece que a lo mejor esa obra sí que te puede convencer del todo... Y descubrir 'Sandman' o incluso 'Fábulas'... no tiene precio.

    ResponderEliminar
  3. Hola!

    hace un par de años llegué a la casta de los metabarones, como paso lógico después de haber disfrutado de el INCAL. no soy un fan descerebrado de las masturbaciones metafísicas de Jodorowsky, pero le reconozco que, al final, siempre consigue sorprenderme de alguna manera. Y con eso,... con esos tes o cuatro momentos gloriososo por volumen es sufuciente: me doy por satisfecho!.
    Eso si... lo de Juan Giménez no tiene nombre, no lo ha tenido en los últimos 30 años, pero en el caso que nos ocupa acaba con todos los adjetivos. Vale la pena rascarse el bolsillo solo para mirar sus cuadros. absolutamente apoteósico, magistral, inabarcable.
    Bajo mi punto de vista todo lector de cómic debería tener esta obra, aunque sólo fuera por cultura general!

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo. La casta de los metabarones es imprescindible. ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  4. Obra alucinante, de principio a fin, a veces no supe si seguir leyendo o solo mirar las imágenes, la siguiente siempre es mejor.
    Quizás mi punto de vista no coincida con Ariam_pl, yo veo una cruda representación de la realidad actual, donde nuestra vida está absolutamente atomizada y solo salimos a guerrear (habrán países distintos quizás, no es nuestro caso), nula convivencia colectiva y un sistema de vida mercenario.
    Como obra de arte, una belleza.

    ResponderEliminar

También te puede interesar: