30/1/17

The League of Extraordinary Gentlemen vol. 3, el volumen más ambicioso y mágico



Espectacular edición trazado de Planeta Cómic de una de las obras maestras de Alan Moore: The League of Extraordinay Gentlemen.


Leer cualquier obra de Alan Moore siempre se convierte en una auténtica gozada y un verdadero reto. El guionista británico no es un narrador sencillo, y le encanta introducir al lector en narrativas densas, enrevesadas y con multitud de referencias a su querido Reino Unido. Y su serie más fetiche y donde más libertada creativa ha demostrado tener es en La Liga de los Hombres Extraordinarios (The League of Extraordinary Gentlemen), serie que no ha soltado desde finales de los noventa hasta la actualidad con los volúmenes centrales y varios spin offs, y que va a suponer su última obra dentro del mundo del cómic, el cuarto volumen, ya que ha declarado recientemente que se va a retirar para siempre de este mundo, el cuál ha remodelado desde hace más de 35 años, como nadie lo ha hecho nunca antes, sobre todo teniendo muy claro que hay que tomarse en serio al lector, creando obras para un público adulto y sofisticado.


Puntuación:
Puntuación de cómic
¿Te gusta este cómic?

Publicación en España: 'The League of Extraordinary Gentlemen vol. 3 (edición trazado)' por Planeta Cómic en enero de 2016
Publicación original: The League of Extraordinary Gentlemen: Century 1910, 1969 y 2009, publicados en 2009, 2011 y 2012, respectivamente, conjuntamente por Top Shelf Productions (USA) y Knockabout Comics (UK)
Año: 2009-2011-2012
Editorial: Top Shelf Productions y Knockabout Comics
Guión: Alan Moore
Dibujo: Kevin O'Neill
Portada: Kevin O'Neill
Género: Magia, Fantasía, Ciencia FicciónSuperhéroes
Formato: Cartoné, 16,8 x 25,7 cm.
Páginas: 264 páginas, Color
ISBN: 978-84-16636-03-7
Precio: 20,00 euros

El tercer volumen de la trilogía, The League of Extraordinary Gentlemen: Century, fue el más ambicioso y complejo de los tres que ha publicado el guionista británica junto a su inseparable compañero gráfico en este largo camino, Kevin O'Neill, que comenzó en 1999 con la publicación del exitoso primer volumen. Mucho ha llovido desde entonces y el título se ha disgregado dando como resultado dos secuelas y varios spin offs, incluida la trilogía de Nemo, que nos relata las aventuras de la saga de piratas submarinos. Pero sobre todo, lo que comenzó como una historia que unía a los personajes más carismáticos de la época victoriana: Alan Quatermain, Mina Murray, el Doctor Jekyll & Mister Hyde, el Hombre Invisible..., acabó evolucionando y convirtiéndose en una trama que viajaría más allá de un siglo, proponiéndonos varias versiones de la Liga durante todo el siglo XX y principios del XXI, y presentando una multitud de secundarios de diferentes décadas, convirtiendo cada página en una especie de 'Busca a Wally' pero de personajes reales o ficticios de la historia del Reino Unido. 

Este salto en el tiempo (más bien saltos...) es lo que nos proporciona el tercer volumen de The League of Extraordinary Gentlemen, llevándonos en primer lugar a 1910, para pasar a continuación a la época hippy y sicodélica de 1969 y finalmente acabamos en el futuro contemporáneo del año 2009. Tres saltos que mantienen el mismo hilo conductor: Mina Murray y sus compañeros de la nueva Liga de los hombres extraordinarios deben impedir los planes de un antiguo mago ocultista que se creía muerto: Oliver Haddo - un personaje creado ficticiamente en la novela The Magician, del británico W. Somerset Maugham en 1908 -, que quiere crear al anticristo con la ayuda de su secta.

Mientras tanto, Alan Moore aprovecha para comenzar en las páginas de la primera de las partes (1910) el principio de la historia de la descendencia del Capitán Nemo después del fallecimiento del propio Capitán, apareciendo por primera vez su hija, Janni, con un desarrollo del personaje bastante oscuro. Su historia encontrará continuidad en la trilogía de Nemo, (Corazón de hielo, Las rosas de Berlín y Río de fantasmas), que mantiene el mismo estilo rápido y voraz de los dos primeros volúmenes de la serie original.

Los tres capítulos que componen este tercer y último volumen de la serie presentan una elaboradísima y complicada narrativa que cuenta con una multitud de referencias a la cultura literaria, cinemática, pop e incluso musical del Reino Unido y el hecho es que muchos de los personajes aparecidos en este tercer volumen son quizá menos conocidos que los que fueron presentados en los dos primeros volúmenes. Pero a pesar de ello, rápidamente nos familiarizamos con los tres principales, que mantienen su continuidad en toda la obra, contando con Orlando, Allan Quatermain (bastante rejuvenecido) y sobre todo Mina Murray, la gran protagonista de toda la saga (que pena que en la película hollywoodiense no se le diera su verdadero protagonismo, siendo denostada a un segundo plano...), y nos introducimos con una historia en la que Moore juega constantemente con nosotros. Sobre todo cuando aparece un personaje, Andrew Norton, el prisionero de Londres (creado en la novela Slow Chocolate Autopsy, 1997), que se traslada en el tiempo y habla de forma realmente rara y confusa, casi ininteligiblemente. ¡Pero cuando acabas leyendo toda la obra, y después la relees, descubres realmente lo que quería decir aquel confuso personaje!, y así, muchos momentos de la trama se pueden escapar en primera instancia, pero cuando avanza la historia se vuelven relevantes. Incluso la trama se mezcla con la trilogía de Nemo, apareciendo de forma puntual los personajes protagonistas de este spin off.

Aparición del submarino del Capitán Nemo en... ¿1969?:

A todo ello, Moore le da su particular punto de vista a nivel sexual y psicodélico. En primer lugar, la sexualidad rebosa en toda la obra, de principio a fin y sin ningún tipo de censuras, mostrando tanto la importancia de las relaciones como las emociones que conllevan, y por otro lado nos sumerge en un viaje psicodélico de altura. El momento final de cada capítulo es explosivo, pero en particular el final del segundo número, 1969, es un perfecto viaje onírico de pastillas y drogas, con todo su fuerza visual y toda su inherente confusión, con un monstruo final delirante y realmente original... Una auténtica locura que nos asegura un viaje en el mundo del cómic como nunca habíamos vivido, siempre con multitud de referencias pop.



Algunos personajes curiosos que aparecen en la obra...

Algunos de los personajes que aparecen en la obra, bien sea haciendo un cameo o como secundarios de lujo son:

- Orlando es un hombre-mujer que va cambiando de sexo durante el paso del tiempo, por lo que a veces es un hombre y otras veces es mujer. Es uno de los integrantes más interesantes de la nueva conformación de La Liga de los Hombres Extraordinarios y es inmortal. ¡Y tiene la espada de Excalibur!


AJ Raffles, un ladrón proveniente de la clase alta, con un gran código de honor que "le impide robar a sus amigos". En la imagen, aparece a la derecha, junto a Mina Murray:


Jack MacHeath, conocido como Mac the Knife, es un asesino que se pensaba que era el mismísimo Jack el destripador. El personaje aparecía en una canción teatral y Moore le puso a cantar durante todas sus apariciones como homenaje a la canción original...


- Jack Carter, de la película Get Carter (1971) (tuvo un remake en el año 2000, con Stallone), y el personaje era interpretado por Michael Caine, un asesino implacable:


- Terner, que fue interpretado en otra película famosa, Performance, por el cantante (y actor) Mick Jagger (Rolling Stones) en 1970.



Edición

Planeta Cómic ha decidido publicar los tres volúmenes de La liga de los hombre extraordinarios en el formato trazado, una edición de coleccionista que presenta una portada blanca y con un relieve rugoso y un aspecto realmente bello, listo para coleccionar. Dentro de la Colección Trazado nos encontramos diversas obras de Osamu Tezuka, Joe Sacco y el propio Alan Moore. Y, aunque sea una edición de auténtico lujo, el precio es irresistible, costando solo 20 euros este tomo.


En conclusión...

Aunque en algún momento la lectura de la obra y la incesante aparición de personajes míticos pueda resultar algo confusa, al tratarse de personajes de novelas y obras que no sean tan conocidas en algunas ocasiones, la historia en su conjunto es una obra maestra y muchísimo más arriesgada y apabullante que los dos primeros volúmenes. Los personajes principales tienen más continuidad que en los dos primeros volúmenes ya que tienen que pasar por un siglo de historia, desde 1910 hasta 2009, las numerosas referencias ocultas no hacen más que embellecer y llenar de talento la trama, y el punto de vista sexual, mágico y psicodélico de Moore es profundamente original, valiente e indómito, mostrando el mundo y las relaciones entre los personajes como ningún otro lo haría... Por otra parte, Kevin O'Neill se luce en uno de sus mejores trabajos artísticos, con un montón de detalles espectaculares... ¡y se recomienda mucho una relectura de la obra nada más haberla acabado, ya que muchos de los momentos iniciales son vistos de otra forma!


Portada del tomo (edición trazado):


Alan Moore es el mejor guionista de cómics de todos los tiempos. Lo es porque cambio el estilo de narrativa, aportando nuevos puntos de vistas y temas a tratar en el cómic superheroico, creó un sinfín de títulos uno detrás de otro con cada vez más talento, y finalmente por haber sabido crear ficciones que podían ser leídas tanto para niños como sobre todo para adultos. Y precisamente La Liga de los Hombres Extraordinarios es un fiel reflejo a todas las virtudes inherentes en todas sus obras: historia central interesante, multitud de subtramas, enrevesamiento con desenlace revelador, intriga, personajes muy bien definidos con una coralidad abrumadora, darle importancia a las mujeres (ha sido un gran luchador de la igualdad entre los personajes de ambos sexos, dándole bastante importancia a las mujeres en muchas de sus obras), etc.


También te puede interesar:





   

1 comentario:

También te puede interesar: