PERSONAJES DESTACADOS

CÓMICS DESTACADOS

NOVEDADES

PARASYTE 8: El fin de un manga único



El final de una obra imprescindible seinen.


Parasyte llega a su último tomo, el octavo (que corresponde a parte del noveno y el décimo de la edición japonesa original, publicado entre 1994 y 1995), en la que se resuelven todas las preguntas y premisas mostradas por Hitoshi Awaaki en los volúmenes anteriores.

RELACIONADO: Índice de Comicrítico


Puntuación:
Publicación en España: En febrero de 2018 por Planeta Cómic
Publicación original: 寄生獣 (Kiseijū),  a partir de 1988 por Kodansha (este volumen fue publicado entre 1994 y 1995) 


Autor completo: Hitoshi Iwaaki
Género: Terror, Ciencia ficción, Gore
Demografía: Seinen
Formato: Rústica con sobrecubierta, 12,8 x 18 cm.
Páginas: 272 páginas, Blanco/negro, orden de lectura oriental
Precio: 9,95 euros

Si ha habido un manga que ha marcado una época y que, después de 20 años del final de su publicación, ha conseguido volver a estar en primer plano, ese es Parasyte. El título no ha necesitado una secuela, un remake o un reboot (reinicio), sino que sencillamente, la propuesta de realizar dos películas de acción real (live-action) en los años 2014 y 2015, y una exitosa serie animada de tan solo una temporada, ha sido suficiente para que miles de seguidores del manga seinen (y shonen) se hayan interesado por un título que había finalizado en 1995 su historia. Planeta Cómic, publicadora de grandes mangas en castellano, decidió publicar por primera vez en castellano este título, en formato de ocho tomos entre finales de 2016 y principios de 2018, manteniendo en vilo y alta tensión a los desconocedores de esta gran trama seinen. El resultado ha sido descubrir una historia cruenta, cruel, revitalizadora del género y que plantea, de forma filosófica y acercándose a la ciencia, aspectos sobre la evolución, la depredación, el parasitismo, la sobrepoblación y la humanidad.

Estos planteamientos, profundos y tremendamente relevantes en muchas disciplinas, aparecen en una historia que presenta una narrativa fluida, directa, incluso ingenua en algunos momentos, pero que utiliza, precisamente, estos planteamientos para llegar al corazón y la psique del lector. Es decir, Hitoshi Awaaki aprovecha su narración para esconder estos aspectos y mostrarlos como intensas puñaladas repletas de verdad y luz sobre los aspectos primarios de la sociedad humana. Y es que, ¿no resultan realmente similares a la humanidad los parásitos aparecidos en este manga? Debemos recordar que Parasyte nos presenta la lenta conquista de una serie de seres parasitarios (de origen desconocido) que están sustituyendo a los humanos, comiéndoselos y ocupando la cabeza de estos. El protagonista, Sinichi, tiene un parásito, Miggy, el cual, en vez de sustituir la cabeza del huésped lo ha hecho del brazo, comenzando una relación de amor odio, de tira y afloja entre ambos. Su relación se convierte en el late motiv de la obra, en la que la dicotomía entre la amistad entre ambos se contrapone ante el hecho de que uno de ellos (Miggy) es en realidad un parásito de origen desconocido y motivaciones truculentas. Otras premisas son también tratadas dentro de la obra: la relación amorosa de Sinichi, su relación parental, sus problemas sociales después de la unión con Miggy, la muerte de su madre (a manos de un parásito), el nuevo poder de Sinichi, etc.

"En su cuerpo se concentran todos los órganos esenciales... Visto de perfil no es posible saber dónde tiene un resquicio en esa 'armadura' reforzada que le recubre... pero visto desde arriba, sí hay un agujero seguro: entrando por la blanda nuca hacia el tórax, pasando por el esófago y otros órganos."


Y al final, pues llegamos a la conclusión de una obra que en su nudo presentó una enorme cantidad de cuestiones, todas ellas de carácter existencialista, siempre con el hombre y la naturaleza como puntos destacables. (cuidado spoiler) La muerte de Ryôko Tamiya, la principal villana de la primera parte de la obra, pero que se reveló como mucho más que eso, le quitó peso narrativo a la parte científica, puesto que era ella la más interesada en descubrir los secretos de su especie y la relación con los humanos. ¡Incluso había concebido un bebé para conocer más secretos de ella misma! (fin del spoiler) Pero llegamos a un punto en el que la muerte comenzó a tocar con fuerza el título en un final en el que una amenaza increíble, la de Goto, llegaba con fuerza y temerosidad para poner a Sinichi y Miggy en el mayor peligro de todos. Goto era la unión en un solo individuo de cinco congéneres (parásitos), un peligro total para Sinichi y Miggy, y una amenaza realmente difícil de superar. En este octavo volumen descubrimos su resolución y Hitoshi Awaaki descarga, de forma total y sin paleativos, sus últimas reflexiones de carácter vital, ecologista y científica, con duras frases referidas a la humanidad y su relación con el resto del mundo.

"¡Muy bien! Te felicito. ¡Pero no soporto que un simple humano haya podido herirme!"


Edición


Los ocho tomos de Parasyte son bellísimos, con sobrecubierta, edición rústica y papel de gran calidad (que no se estropea ni se arruga con el paso del tiempo). Cada sobrecubierta tiene un color primario o secundario dominante, y en el caso de este octavo volumen el color es el rosa. Además, contiene extractos de respuestas del autor del manga a preguntas de seguidores del manga en la revista original donde se publicó el manga, en la sección de lectores de Afternoon. También contiene una reflexión final de Awaaki en el tomo 10 de la edición original japonesa (Planeta Cómic acortó los tomos a ocho). Un lujo.



En conclusión...


Es un manga perfecto. De principio a fin. Sin querer alargar la historia más de la cuenta, sin buscar más ganancias, sin querer aprovecharse de una idea buenísima... Hitoshi Awaaki realizó desde 1988 hasta 1995 una obra maestra, sin paleativos, directa a la yugular, adulta, siniestra, emotiva y que plantea preguntas - muchas de ellas sin respuestas - que hacen que el lector reflexione, piense e incluso se incomode, mientras disfruta de una trama adictiva que es imposible de olvidar. Hacen falta más 'Parasytes' en el mundo del seinen.



Una obra maestra con una conclusión inmejorable.


1 comentario: