TERMINATOR: DESTINO OSCURO: ¡La tercera mejor película de la saga!




Terminator: Destino oscuro (Terminator: Dark Fate, Terminator 6) es una película de ciencia ficción estrenada el 23 de octubre de 2019, coproducida por Paramount, 20th Century Fox (Disney), Skydance Media y otros estudios, dirigida por Tim Miller (Deadpool) y producida por James Cameron (Avatar, Terminator 1 y 2), con un guión coescrito por David Goyer (Trilogía del Caballero Oscuro, Man of Steel), Justin Rhodes y Billy Ray (Capitán Phillips, Overlord, Volcano, Los juegos del hambre), y con el regreso de Linda Hamilton al papel de Sarah Connor y Arnold Schwarzenegger al de Terminator modelo T-800.

RELACIONADO: Schwarzenegger - ¿demasiado viejo para ser Terminator?


La saga Terminator es una de las más longevas del cine de ciencia ficción, con seis películas en su haber, además de alguna serie spin off y múltiples cómics publicados en la editorial Dark Horse, incluidos crossovers con Superman, RoboCop, etc. Y llegados al punto de Terminator: Dark Fate (Terminator: Destino oscuro), ¿valió la pena el camino hasta esta sexta película de la saga? En primer lugar, hay que tener en cuenta que desde el principio de la promoción de este nuevo filme, James Cameron, productor de esta entrega y director de las vanagloriadas Terminator (1984) y Terminator 2: El día del juicio (1991), dejó claro que esta nueva entrega iba a ser secuela directa de sus dos películas, olvidando los hechos sucedidos en Terminator 3: La rebelión de las máquinas (2003), Terminator: Salvation (2009) y Terminator Génesis (2015). Eso ya es atractivo de por sí ya que estas últimas tres entregas, a pesar de haber contado con taquillas relativamente interesantes, no consiguieron buenas críticas. De hecho, Terminator Génesis tuvo una taquilla espectacular superando los 400 millones de dólares en todo el mundo, pero el final de la película fue muy decepcionante para muchos seguidores... provocando que los planes de trilogía se pararan súbitamente.




El regreso de Linda Hamilton


Terminator Génesis había tenido un coste de producción de 150 millones de dólares, y para la nueva entrega, Terminator: Destino Oscuro, los productores contaron con más de 180 millones de dólares, a la altura de las grandes producciones de Marvel o Star Wars, algo que ya de por sí supone un aliciente para ir a ver esta película. La acción y efectos digitales son de primer nivel... aunque de eso no adolecía tampoco Terminator Génesis (2015)... por lo que... ¿en qué mejora esta nueva película? Primero el tono profundamente adulto y siniestro de gran parte de la trama. Es más oscura que Génesis, más distópica y más sangrienta... Mientras que Terminator Génesis actúa como homenaje de las primeras entregas, Terminator: Destino Oscuro funciona como una lejana secuela, al estilo de Blade Runner 2049 para la original de Blade Runner. Han pasado muchos años entre los acontecimientos de la segunda película (1991) hasta esta nueva, por lo que a los personajes les ha pasado factura este tiempo... ¿Qué ha sido de ellos? Y entre los grandes bombazos de la nueva película ha sido contar con Linda Hamilton, uno de los grandes motores de las dos primeras entregas, que no había vuelto a la saga desde entonces y que se convierte en la revelación, con un tono duro y dramático que tanto le hacía falta de nuevo a la saga. A pesar de que Emilia Clarke (Juego de Tronos) interpretó el papel de Sarah Connor en Terminator Génesis, no consiguió ni de lejos llegar a la profundidad y oscuridad de Linda Hamilton, tan necesaria para la franquicia.


Schwarzenegger, el mejor Terminator posible


Por otro lado, el Terminator de Arnold Schwarzenegger funciona mejor en esta nueva película que en Terminator Génesis. En la película de 2015 tenía un tono demasiado cómico, al estilo de Terminator 3: La rebelión de las máquinas, cuando de hecho, Cameron lo había convertido en un personaje trágico en la segunda película (El día del juicio. 1991). 'Carl', como se hace llamar en 'Destino oscuro', es una sorpresa inesperada de la historia, y el punto de inflexión que marca el devenir de una película maravillosa de ciencia ficción, con interesantes cuestiones a nivel existencialista que desentraña varios misterios sobre la conciencia de un robot/androide.



Por último, destacar que el villano, interpretado por Gabriel Luna (Ghost Rider en Agentes de SHIELD), es espectacular, con estilo propio y una oscuridad muy interesante. Otra sorpresa más...


En conclusión...


Una película formidable de ciencia ficción en la que la saga Terminator sabe reinterpretarse bajo las claves de las dos primeras películas pero haciendo avanzar la historia del T-800 de Arnold Schwarzenegger y la Sarah Connor de Linda Hamilton. Cada minuto es una sorpresa, la acción es fascinante y las sensaciones son apabullantes, con un final que no podría ser más épico. Fabulosa. Superior a Terminator 3, Terminator: Salvation y Terminator: Génesis.




¿Qué opinas?


3 comentarios:

  1. No coincido en casi nada. Es un remake disfrazado de secuela. Predecible, con conversaciones absurdas e innecesarias, fallos de guion, destrozo de la historia anterior,la supuesta "reflexión existencialista" es manida y superficial. Una película sin alma, como el personaje del Chuache.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con el amigo anónimo. Es espantosa, probablemente la peor de la saga (sí, por detrás de la tercera y de Genesys)

    ResponderEliminar
  3. Forse un sito del genere per guardare film potrebbe essere adatto a te https://filmsenzalimiti.page/ A proposito, è meraviglioso in tutti i sensi e posso consigliarti di familiarizzare con esso

    ResponderEliminar