19/6/17

METABARÓN vol. 1: Wilhelm-100, el tecnoalmirante



¡El épico y esperadísimo regreso del Metabarón!


Uno de los personajes más fabulosos de la ciencia ficción, el Metabarón, regresa por la puerta grande en una serie que continuará la saga de La casta de los Metabarones (1992-2003), con un nuevo equipo creativo que adapta las historias originales de Alejandro Jodorowsky, escritas para esta nueva serie. La casta de los Metabarones original ocupa el 2º puesto en nuestro Top de mejores cómics de la historia debido a la épica de la trama, su intrincado y elaborado universo, su coherencia, su narrativa poética y apasionada y su espectacular arte gráfico... y en la nueva serie, Metabarón encuentra la continuidad que necesitaba.

RELACIONADO: Todo sobre la casta de los Metabarones


¿Quién es el Metabarón?


El Metabarón apareció por primera vez en las páginas de El Incal, en el año 1981, y fue creado por dos de los más grandes autores del cómic franco-belga, el chileno Alejandro Jodorowsky y Moebius, que se unieron para forjar esta legendaria obra de ciencia ficción que se convirtió en el cómic europeo más vendido de la historia, con secuelas, spin offs y precuelas que han seguido siendo publicadas hasta nuestros días, expandiendo aquel universo hasta límites insospechados. Con el Metabarón estamos ante uno de los personajes más fascinantes de la ciencia ficción, un mercenario temible que causa terror allá por donde va. En El Incal, tuvo un papel secundario en una historia protagonizada por John Difool, pero sirvió de presentación del personaje que poco a poco, durante sus apariciones en la serie, consiguió ganar importancia hasta el punto de que multitud de seguidores reclamaban a Jodorowsky y Moebius que crearan una historia sobre los orígenes del Metabarón planteando cuestiones como ¿de dónde residía el poder de este individuo? ¿qué armas utilizaba? ¿cuál era su leyenda? Así fue como unos años más tarde, en 1992, Alejandro Jodorowsky retomaría la idea del personaje para concebir la saga cósmica titulada La casta de los metabarones ('La Caste des Méta-Barons' en su edición original), esta vez junto a otro dibujante de ensueño, Juan Giménez, y que a modo de spin off comenzaría a completar una trama elaborada, intrincada, oscura y fascinante que describía no sólo al propio Metabarón sino al prolífico universo expandido del Incal, con sus tecnopapas, sus ciudades milenarias y planetas dorados...

Primera aparición del Metabarón en El Incal (izquierda), por Moebius, y dos versiones de Giménez:

En La casta de los Metabarones, durante ocho volúmenes publicados originalmente entre los años 1992 y 2003, Jodorowsky y Giménez nos fueron presentando a una familia completa, generación tras generación, de indomables guerreros del espacio, los llamados Metabarones. El primero de ellos era Othon, el tatarabuelo, un hombre originario del planeta Mármola que debido a oscuras tramas, perniciosas tragedias y peligros imposibles que tuvo que acometer, acabó transformándose en el primer Metabarón. Después le seguirían su amada Honorata - la tatarabuela -, su hijo Agnar - el bisabuelo -, y así, sucesivamente, íbamos siendo testigos de las aventuras de esta extravagante familia mientras los autores describían y mostraban un oscuro universo repleto de civilizaciones y bestias de todo tipo, además de piratas espaciales, mercenarios y grandes ejércitos. Una ópera espacial (Space Opera) completísima, con muchos elementos místicos y una tecnología lejanamente avanzada en la que la humanidad ha dado un paso más allá. Cada uno de los volúmenes estaba titulado con el nombre de uno de los Metabarones seguido del grado de parentesco con respecto al último Metabarón, llamado 'Sin Nombre', que es precisamente el que aparecía en la obra de El Incal. El último Metabarón fue el protagonista del último volumen (La casta de los Metabarones: Sin Nombre, el último Metabarón), dejando abierta la trama hacia un futuro totalmente desconocido... ¡hasta llegar a la serie que nos traemos entre manos, Metabarón vol. 1: Wilhelm-100, el tecnoalmirante!, serie que retoma la trama desde el octavo volumen de la serie original de La casta de los metabarones.

Othon, el primer Metabarón:


Características de un Metabarón


Para ser un Metabarón había tres condiciones sine qua non: En primer lugar, el aspirante a Metabarón debe tener la sangre de la familia, la casta, un hecho importante puesto que poseen una fuerza realmente sobrenatural que les hace temibles en todo el universo y capaces de destruir ejércitos enteros. En segundo lugar, en su rito de iniciación (o de forma fortuita) deben de sacrificar (o perder) alguna parte de su cuerpo, sea unas piernas (como Aghnar), unos ojos o una oreja (como el último Metabarón), y esa parte perdida debe ser reemplazada por un miembro protésico tecnológico haciendo que su cuerpo evolucione y sea incluso más poderoso.

El último Metabarón sacrificando una oreja, que es reemplazada tecnológicamente:

Y, por último y más trágico, deben de asesinar a su progenitor, un último paso tan inevitable como doloroso, fuente del pesar que siente el último Metabarón y que le provoca no sólo hastío sino rechazo hacia la casta.

Aghora, el padre-madre, luchando contra el último Metabarón (su hijo):

Las influencias de Jodorowsky a la hora de crear esta saga cósmica fueron muy diversas, pero siempre declaró haberse inspirado en el código bushido de los samuráis y el cine de Akira Kurosawa, donde se reflejaba perfectamente la moral de estos guerreros japoneses. Por otra parte, los elementos cyberpunk y tremendamente avanzados son alucinantes y bastante originales, y el punto místico de la trama inspiró varias obras, entre ellas la película de El Quinto Elemento, cinta que tuvo como diseñador de personajes y decorados a Moebius, ayudando a crear el mundo de la película que tenía claros elementos y características comunes con respecto a El Incal.



METABARÓN vol. 1: 'WILHELM-100, EL TECNOALMIRANTE'



Puntuación:
Publicación española: Publicado en junio de 2017 por Yermo Ediciones
Publicación original: Méta-Baron T1 : Wilhelm-100 le Techno-Amiral, publicado por Les Humanoïdes Associés en octubre de 2015
Historia: Alejandro Jodorowsky
Guión: Jerry Friessen
Dibujante: Valentin Sécher
Portada: Valentin Sécher
Género: Cósmico, Space Opera, Ciencia Ficción, Cómic franco-belga
Formato: Cartoné,  22'3 x 31,2 cm
Páginas: 56 páginas, Color (artístico)
Precio: 16,00 euros

Una serie brillante y necesaria


Cuando la editorial franco-belga Les Humanoïdes Associés informó que el Metabarón iba a regresar en el año 2015, los aficionados más acérrimos del título original se desgañitaron... ¡la alegría fue inmensa! La casta de los Metabarones y El Incal representan lo mejor del cómic de ciencia ficción, no sólo a nivel europeo sino mundial (de hecho, los autores de La casta de los Metabarones son latinoamericanos, Jodorowsky es chileno y Giménez, argentino). El talento desarrollado en estas dos series han dado lugar a varios spin offs y precuelas de primerísimo nivel, pero hacía falta una continuidad con respecto a la historia original. El final de aquella odisea quedó totalmente abierto, repleto de oportunidades y lo que es más importante, con los seguidores con ganas de consumir mucho más de aquel fantástico universo e incomparable personaje. No podía ser que una historia tan redonda y tan épica, finalizara con un epitafio abierto y lleno de posibilidades... pero los años pasaban, y desde el final de la saga, en 2003, no se escuchaba ningún rumor sobre una posible secuela. Sí que se comenzó a publicar una precuela, Castaka, que pretendía ir - muy poco a poco - relatando el pasado remoto de los Metabarones presentando a sus primeros ancestros... siendo una forma de entender de dónde viene el poder tan ilimitado que posee de forma innata aquella casta. El primer volumen de Castaka fue publicado en 2007... y el segundo en 2014, cerrándose la trama de forma precipitada. Y aunque estaban bien elaboradas, aquellas historias no llegaban a completar las ansias del lector, que quería continuidad... no una vuelta al pasado.

Pero Alejandro Jodorowsky todavía tenía mucho que contarnos sobre el último Metabarón y es así como en 2014 Les Humanoïdes Associés confirmó que habría una secuela, con una historia escrita originalmente por el propio Jodorowky pero que en esta ocasión sería adaptada al guión del cómic por otro autor, el belga Jerry Frissen.

"Asqueado por el poder guerrero de su casta, en la que ya no se reconoce... mi amo rehúsa con todo su ser que su existencia se vea dedicada únicamente a combatir; rechaza su invencible poder destructivo y ha hecho juramento de no volver a matar. Si pudiese evitar soñar dormiría un sueño eterno. Si la muerte no le fuese indiferente, apresuraría su llegada."


Trama


Después de destruir la mayoría de fuerzas imperiales de los tecno-tecno, El Metabarón se encuentra hastiado y deprimido. No encuentra sentido a seguir con las crueles costumbres de la casta a la que pertenece y se encuentra sin motivaciones... hasta que decide regresar a Mármola, el lugar del origen de su casta, a la que no ha vuelto ningún miembro de la familia desde Othon, el tatarabuelo. Pero ante la amenaza del regreso del Metabarón, el ambicioso Tecno-papa, de cuyo imperio depende un preciado mineral llamado la epifita, que sólo se encuentra en aquel planeta, recurre a una de las mayores y más crueles bestias del Imperio, el tecno-almirante Wilhelm-100, desatándose una locura de violencia y horror en los confines del Universo.


Regreso a un universo único


Todos los elementos que hicieron de la saga original uno de los mayores clásicos del cómic europeo han sido reunidos de nuevo en una trama que vuelve a mostrarnos la épica, la locura sideral y la violencia indómita de las legendarias obras de Jodorowsky. La colaboración de Jerry Frissen ayuda a la continuidad con respecto a la saga original en cuanto a que la elaboración del guión mantiene las mismas premisas de construcción de Jodorowsky, no sólo en el argumento y diálogos, sino en la colocación de viñetas, imágenes panorámicas y demás elementos artísticos que realmente no nos harán pensar con melancolía sobre la obra original. De hecho, la elección de Valentin Sécher como dibujante provoca que haya mucha continuidad con respecto al trabajo artístico de Giménez en La casta de los Metabarones, porque al igual que el autor argentino, Sécher dibuja y pinta de forma artesanal, no digital, confiriéndole un aspecto más real, más artístico y más humano a todo el conjunto de la obra. Y sus diseños son apabullantes, la crème de la crème del cómic franco-belga:

Proceso de elaboración del arte de Metabarón, por Valentin Sécher:

La presentación de personajes y elementos del universo Incal y de los Metabarones, con referencias a otras obras de Jodorowsky, como Los Tecnopadres y Castaka, añaden un plus de homenaje a las obras anteriores que agradecerán los aficionados más veteranos de aquellas historias, aunque no serán un problema para nuevos lectores. Al ser el comienzo de una nueva saga y arco argumental, la narrativa de Jerry Frissen adaptando los textos de Jodorowsky, buscan facilitar la llegada de nuevos lectores, presentando rápidamente los elementos primordiales del personaje principal, el Metabarón, y su mundo, por lo que cualquier nuevo aficionado no encontrará problemas para leer este volumen sin haber leído nada de las anteriores historias relacionadas con el personaje. Y es que la idea de Humanoïdes Associés, precisamente, era no sólo recuperar al personaje sino colocarlo de nuevo en primera fila, liderando las ventas de los cómics de ciencia ficción y reclutando a nuevos seguidores del personaje.


El nivel de crueldad del universo del Metabarón es abismal. Jodorowsky siempre ha mostrando una temible y paradigmática imaginación capaz de crear todo tipo de situaciones horrendas, desagradables y profundamente inhumanas, y ello lo refleja en el nuevo némesis del protagonista, Wilhelm-100, un individuo realmente aterrador. Por otra parte, el Tecno-Papa no se queda atrás, provocando que las interacciones entre estos dos seres sean realmente curiosas.


Por último, destacar que todo lo que define al Metabarón ha regresado, unido a elementos nuevos que prometen redefinirlo de nuevo, con una continuidad que hará que su vida y futuro cambie hasta llegar a cotas jamás alcanzadas. Los aficionados del Metabarón estaremos siempre agradecidos por este regreso al mito.


Autores


Alejandro Jodorowsky es de todo y un poco más: director de cine, guionista de cómics, chamán, escritor, lector de cartas, etc. Su vida siempre se ha rodeado de polémica y pasión. Es conocido por haber creado la Psicomagia, una técnica de sanación espiritual que le ha hecho viajar por todo el mundo mostrando sus ventajas y formas de proceder. Entre todas sus fantásticas facetas, la de guionista de cómics, que desarrolla desde los años 60, es quizá una de las mejor desarrolladas, habiendo colaborado en crear varios de los títulos más apabullantes del cómic europeo y mundial. Además de los mencionados El Incal y La casta de los Metabarones, tenemos que destacar títulos del calado de Bouncer, El Lama Blanco, Los Ojos del Gato, El corazón coronado, muchos de ellos - los más clásicos - forjados y nacidos de la colaboración entre el chileno y el incotestable e incomparable Moebius. Una bibliografía que incluso hoy en día, cuando se acerca a los 90 años, sigue completando con pasión y talento.


Jerry Frissen es conocido dentro del mundo del cómic no por ser el artista de cómic franco-belga habitual sino quizá por todo lo contrario, por haber emigrado a los Estados Unidos, haberse cambiado el nombre a Jerry y tener un estilo más tendiente a lo americano. En los primeros años de estancia en los Estados Unidos intentó ser luchador de lucha libre - una de sus pasiones -, y concatenó varias profesiones hasta que coincidió con Fabrice Giger, editor de Humanoides Associés, que le ofreció encargarse de la rama de diseño de la editorial en los Estados Unidos (su profesión era la de diseñador gráfico). Fue así como se introdujo en el cómic, conociendo a grandes eminencias, como Guy Davis y creando varios títulos de humor como The Zombies That Ate the World o la colección Lucha Libre universe. Pero realmente donde ha tocado el cielo artístico ha sido con esta obra, la oportunidad de adentrarse en un mundo cósmico sin parangón que hará que su nombre este unido para siempre a uno de los personajes más apasionantes del noveno arte.


Valentin Sécher es, sin duda alguna, la elección perfecta para continuar con la saga. Su arte es apabullante, un pintor que resalta no sólo a los personajes que aparecen en las viñetas sino los espectaculares paisajes de sus alrededores. Es un experto elaborando planetas, paisajes, ciudades y elementos mecánicos, como naves y todo tipo de vehículos... Ya lo muestra en otra de sus grandes obras maestras, Khaal: Crónicas de un Emperador Galáctico, también publicado por Yermo Ediciones y donde el autor nos lleva al espacio infinito, con guerras y un personaje con algún parecido al Metabarón. Aquella obra fue su opera prima y lo consolidó como uno de los artistas con más futuro del cómic de ciencia ficción franco-belga.

Proceso de creación de Valentin Sécher:

El futuro de la serie 'Metabarón' (Méta-Baron)


Los planes de Humanoïdes Associés son que presente un volumen cada seis meses hasta completar un total de ocho tomos (que finalizaría en junio de 2018). Los dibujantes irán cambiando y aunque los dos primeros volúmenes son dibujados por el excepcional Valentin Sécher, le continuarán en el apartado gráfico Niko Henrichon (Sandman, Fables), Mukesh Singh (18 días) y finalizando con el aclamado Esad Ribic (Secret Wars, Thor), cada uno de ellos encargándose de dos volúmenes.

Portadas del volumen 4 y 5 de la serie, y el Metabarón dibujado por Esad Ribic

Una edición inmejorable: Yermo Ediciones


Yermo Ediciones es la encargada de publicar esta serie en castellano y la edición que presentan es de coleccionista: cartoné (tapa dura), con una calidad de papel y color exquisita, con una traducción impecable y un precio bastante asequible (16 euros). Por el momento, tienen tres volúmenes publicados.



En conclusión...


Uno de los títulos imprescindibles del cómic franco-belga de ciencia ficción. El mayor arte gráfico unido al guión de uno de los grandes artistas del medio del cómic, el veterano Alejandro Jodorowsky. La secuela cumple con su cometido con brillantez, abriendo un nuevo camino lleno de pasión, épica, horror y los elementos más características de las obras primigenias, unido a nuevos elementos que no hacen más que agrandar el ya prolífico universo creado hace más de tres décadas por Jodorowsky y Moebius.



Un título imprescindible para los ávidos lectores en busca de tramas completas, la mejor ciencia ficción y un punto de misticismo. Esta es la continuidad que necesitaba un personaje tan importante como el Metabarón.


También te puede interesar:





   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: