25/3/17

Ghost in the Shell (1995)



Analizamos la pionera y espectacular película animada de Ghost in the Shell, de Shirow Masamune.


Cuando Shirow Masamune decidió crear la película animada Ghost in the Shell, estrenada en 1995, pocos se podrían haber imaginado las profundas diferencias con respecto a la obra manga homónima original, del propio Masamune, y sobre todo nadie podría haber imaginado la impactante belleza visual y la solemnidad filosófica que iba a inundar la obra entera. Y es que el manga original, publicado entre 1989 y 1991, destacó como una obra que describía perfectamente a los cíborgs, los androides, los planteamientos robóticos y la política de un futuro no demasiado lejano (año 2029). Era una historia profundamente influenciada por Blade Runner, la inspiradora película creada y estrenada por Ridley Scott (Aliens, Gladiator) en 1982. Aquel manga era divertido, tenía humor e incluso trataba la sexualidad de los robots, con dos legendarias páginas donde la mayor Kusanagi disfrutaba de una brutal escena lésbica sexual que marcó a una generación de lectores y al propio Masamune, que años después comenzó a prodigarse en el manga erótico (hentai).


Pero la propuesta de la película animada de 1995 cambió radicalmente el tono de la historia original, introduciéndose en el mismo futuro ciberpunk del manga, pero desde un punto de vista más oscuro, trágico y metafísico. Kusanagi, protagonista indiscutible, se encuentra más metacognitiva que nunca, preguntándose constantemente quién es, si realmente tiene alma (ghost) o no, y si está realmente viva o no, siempre con un tono filosófico e incluso poético. La ciudad toma un protagonismo enorme, siendo parte indispensable de toda la trama y mostrando la curiosa mezcla de elementos futuristas pioneros y espectaculares con otros elementos desgastados y envejecidos debido a la gran velocidad de crecimiento que parece haber tenido. Se observan muchas propagandas americanas y muchos ven aquí un retrotraimiento al sentimiento trágico que tuvo que sufrir Japón tras la Segunda Guerra Mundial, después de haber sido vencida y donde comenzó la globalización y entrada de elementos norteamericanos a su territorio.


La tecnología es uno de los puntos fuertes de las dos obras de Shirow Masamune, tanto del manga como de la película, aunque en el manga el autor se prodiga mucho más... pero en esta película anime los elementos que aparecen son mucho más claros y son elegidos los más interesantes, entre ellos la conexión vía cable que hacen los robots para descargar información a sus cerebros, elemento que fue adquirido por los hermanos Wachowski (ahora hermanas) en las películas de Matrix. Otros componentes que fueron inspiración (o copiados) para Matrix fueron las letras verdes en cascada, aparecidas en la intro de esta película. Otras películas que recogieron elementos de este film fueron Avatar, Inteligencia Artificial y Surrogates. y en la actual serie Westworld, la construcción de los androides/robots de la historia también conlleva un lavado en un líquido blanco parecido a la leche... ¡igual que en Ghost in the Shell! Lo puedes ver a continuación:

Al final, nos encontramos con una historia que se desarrolla de forma lenta, pausada pero firme en su planteamiento de hacer preguntas difíciles sobre la vida, sobre los pensamientos y la tecnología del futuro, además de planteamientos políticos. Al final de su visionado, el espectador no se queda igual, posiblemente reflexivo y pensativo...


La película de Scarlett Johansson de 2017 no adapta exactamente este film, debido a la complejidad argumental y lentitud de ritmo que posee ésta, repleta de planteamientos incómodos sobre la existencia, la vida y la robótica, un gozo para los verdaderos aficionados a la ciencia ficción... Si 'Akira' puso de moda el cine anime en Occidente, 'Ghost in the Shell' consolidó la mangamanía para siempre...





   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También te puede interesar: