21/3/17

Pyongyang, de Guy Delisle



"Sepultado a 90 metros, el metro de Pyongyang puede servir de refugio nuclear, en caso de ataque. Nada mejor para cultivar un ambiente de amenaza constante."


¿El mejor documental sobre Corea del Norte?


Cuando el supervisor de animación Guy Delisie tuvo que pasar dos meses en Pyongyang, capital de Corea del Norte, decidió realizar una novela gráfica explicando su estancia, las costumbres de la sociedad y, en definitiva, una autobiografía divertida y satírica sobre su paso por uno de los países más cerrados y herméticos del mundo. 

Puntuación:
Publicación en España: Astiberri
Publicación original: Pyongyang, L'Association en 2003
Guión: Guy Delisle
Dibujo: Guy Delisle
Portada: Guy Delisle
Formato: Rústica con solapas,17 x 24 cm
Género: Cómic independiente, Cómic social
Páginas: 176 páginas, Blanco/negro
Precio: 18,00 euros



No era el primer cómic que realizaba sobre alguno de sus viajes ya que en Shenzhen, también realizó una novela gráfica crítica con respecto a su relación con los chinos y aquella sociedad, totalmente diferente a lo que había visto antes. Delisie es originario de Quebec, Canadá, y desde un punto de vista humorístico es capaz de describir algunas situaciones totalmente incoherentes, extrañas e incluso dramáticas. Es el caso de lo que le ocurre en Corea del Norte, un país donde se ve obligado a que un guía le sigue a todas partes y le lleve a los lugares que está obligado a visitar cada turista. Además, tiene un traductor que no entiende su cultura y, en general, se contempla una sociedad totalmente sometida a un régimen totalitario donde nada es lo que parece y donde la individualidad parece haber desaparecido.

Recientes documentales y novelas han descrito esta sociedad desde un punto de vista trágico e incluso terrorífico, un punto que no ha querido compartir Delisie, el cuál recurre al humor constante de las situaciones cotidianas para reflejar toda la locura de esta curiosa nación. Anécdotas como cuando pintaron el puente más importante de Pyongyang o la visita a un museo repleto de regalos hacia el régimen ponen énfasis en la melogamonía del último gobierno estalinista que existe sobre la faz de la tierra, como hemos mencionado, desde un punto cómico e irónico de la situación.

Por otra parte, y como complemento más que interesante hacia la autobiografía personal del autor, éste nos hace una reflexión sobre el mundo de la animación, donde un estudio francés recurre a una empresa norcoreano, barata y con muchísimos dibujantes de gran talento para realizar gran parte de la animación de la serie del Corto Maltés. Guy Delisie debe revisar y supervisar el desarrollo de la serie, aconsejando y corrigiendo fallos en los movimientos del dibujo, secuencias, etc.

Por último, desde una perspectiva de turista y viajero, el autor nos relata sus anécdotas personales con otros viajeros, sus odiseas en los pocos restaurantes de la ciudad, su aventura diaria en la habitación del hotel y un montón más de vicisitudes que vive día a día durante dos meses.


El curioso estilo de Guy Delisle y la película cancelada

Guy Delisle mezcla un dibujo sencillo, de trazo rápido e incluso infantil, con una historia dirigida totalmente a público adulto, con mucho contenido político disfrazado detrás de un amplio halo de comicidad y humor. Y su estilo triunfa, ya que esta obra estuvo a punto de saltar a la pantalla grande en una adaptación de Hollywood que iba a contar con nada menos que Steve Carell (The Office, Virgen a los 40) como actor principal y Gore Verbinski (Piratas del Caribe 1, 2 y 3, Rango, The Ring) en la dirección. Su producción comenzó en octubre de 2014 pero finalmente fue cancelada por Sony debido a la polémica surgida por la amenaza de hackers norcoreanos, que se habían sentido insultados por el estreno de otra película del estudio, La Entrevista, que se burlaba del régimen de Pyongyang. Una pena, porque el proyecto hubiera sido bastante interesante si se hubiera realizado...


Edición

La novela gráfica fue publicada en Francia por L'Association en 2003, y en España por la editorial Astiberri. Cuenta con 176 páginas, una edición rústica con solapas, en blanco y negro, e incluye una biografía del autor en una de las solapas.


En conclusión...

Guy Delisle se ha convertido gracias a obras como ésta, Crónicas de Jérusalem, Crónicas birmanas Shenzhen, en un gran autor autobiográfico y revulsivo, describiendo los quehaceres diarios de sociedades distantes, herméticas y con ciertos conflictos sociales, siempre desde una visión cómica, satírica e irónica. Esta obra evoca, al finalizar su lectura, una profunda reflexión sobre la cultura y lo diferente y diverso que es el mundo, y sobre las perspectivas individuales y sociales.


Una obra divertida, reflexiva y especialmente sencilla de leer, que contiene un trasfondo duro y potente dentro de ella. 


1 comentario:

También te puede interesar: