8/11/18

ASTROBOY de Osamu Tezuka




Astroboy (鉄腕アトム, Tetsuwan Atomu) es el manga más conocido de Osamu Tezuka, el considerado 'Dios del manga', primer gran autor del medio que puso de moda bastantes conceptos dentro del género shonen y seinen, además de haber creado la demografía shojo (La princesa caballero). El manga Astroboy fue serializado en la revista Shōnen Kobunsha entre abril de 1951 y marzo de 1968 por la editorial Kobunsha, que lo recopiló en 23 volúmenes (primera edición japonesa), los cuales han vendido más de 100 millones de copias en todo el mundo, ¡convirtiéndolo en el 11º manga más vendido de la historia! Y Planeta Cómic ha realizado la publicación de una edición integral de la obra, que tendrá siete tomos recopilatorios, el primero de ellos conteniendo varios capítulos de extrema importancia para entender el personaje: 'El nacimiento de Astroboy', 'El regimiento Hotdog', 'El chico planta', 'Su alteza Deadcross', 'El tercer mago', 'Planeta Blanco', 'El mejor robot sobre la faz de la Tierra' (una de las mejores historias de la serie) y 'Mad Machine'.

RELACIONADO: Black Jack de Osamu Tezuka


¿Quién es Astroboy? El nacimiento de Astroboy


En el año 2003 Japón es una utopía tecnológica y los robots están en todas partes. Uno de esos robots, Tobio, fue construido por el brillante Dr. Tenma para reemplazar a su hijo muerto. Pero cuando pronto se hace evidente que Tobio es una copia imperfecta de su hijo fallecido, el Dr. Tenma lo echa fuera de su casa. El benevolente profesor Ochanomizu, un cruzado de los derechos civiles de los robots, lo descubre en un circo, donde es explotado, y lo rescata. Ahora el pequeño robot, renombrado como Astroboy, tiene la misión de defender a Japón y al mundo de todo tipo de amenazas siniestras, muchas de ellas de origen robótico. Utilizando sus siete superpoderes y su fuerza de 100.000 caballos de potencia para luchar contra el mal, Astroboy espera dar ejemplo al mundo del bien que todos los robots son capaces de hacer.


El origen de Astroboy


Puntuación:
Publicación en España: Planeta Cómic en octubre de 2018
Publicación original: Publicado por  Kōbunsha en Weekly Shōnen Kobunsha, desde abril de 1951 hasta marzo de 1968
Autor completo: Osamu Tezuka
Formato: Cartoné, 15 x 23 cm
Páginas: 624 páginas, Blanco/negro, Orden de lectura oriental
Precio:  25,00 euros

Cuando Osamu Tezuka presentó por primera vez a Astroboy en 1951, ya era conocido por parte del fandom del manga gracias a una trilogía de historias de gran calado artístico: Lost World, Metropolis y Next World, una auténtica epopeya de la ciencia ficción que comenzó a mostrar al mundo un interesante punto de vista del futuro, con influencias de Julio Verne y Disney pero con un toque bastante particular y original. Pero fue con Astroboy con quien conseguiría tocar el cielo por primera vez. Fue (y es) su serie más vendida, no sólo por la gran calidad que atesora en cada una de sus fantásticas historias sino también porque pudo adaptar la trama a una serie anime de gran éxito que catapultó el título a la casa de todos los niños de Japón y parte de los Estados Unidos, donde también sería lanzada dicha serie de tv. Las aventuras de Astroboy fueron publicadas en Japón en la revista Shonen Magazine, primero bajo el título de Ambassador Atom (1951-1952) para pasar tan solo un año después a titularse Astroboy, el nombre definitivo de la serie que le acompañaría hasta su final, en 1968, y la revolución de este título llegaría gracias a varios conceptos reveladores de Tezuka.

"Sustituye la palabra 'Robots' por 'Ciencia' en la primera premisa de la ley robótica... ¿Ha conseguido la ciencia darnos la felicidad a los humanos...? Bien, dejo la pregunta en el aire..." - Osamu Tezuka

Primero, creó la ley robótica a la par que Isaac Asimov. Ambos autores fueron contemporáneos y básicamente ambos realizaron historias de robots bastante importantes al mismo tiempo. Mientras Tezuka escribía Astroboy, Asimov presentaba al mundo la novela Fundación, el principio de una enorme saga basada en robots. Los dos autores crearon leyes robóticas muy parecidas en las que estos se regían bajo unos estrictos principios: Los robots no pueden hacer daño a las personas y deben ayudarlas en lo que se les pida. De todos modos, Tezuka desarrolló también la parte social de los robots integrándolos en la sociedad e incluso dándoles representatividad de carácter político.

Por otro lado, a pesar de que se trataba de un manga shonen (para jóvenes adolescentes y niños), algunos momentos y dibujos de la historia fueron bastante fuertes para la época. En ocasiones los robots eran destruidos, con trozos de sus cuerpos arrancados, algo que incluso detuvo a algunos productores estadounidenses cuando querían comprar los derechos televisivos de la serie anime. Ahora, con la gran cantidad de títulos shonen y seinen que existen, puede parecernos que no son tan 'violentos' visualmente, pero visto con retrospectiva, significaron un interesante punto de inflexión con respecto a otros mangas contemporáneos de la misma demografía.

RELACIONADO: Los 50 mejores mangas shonen y seinen de la historia


El mejor robot sobre la faz de la Tierra


La edición integral de Astroboy, que constará de un total de siete tomos recopilatorios, comienza con varias historias cruciales para entender el concepto del personaje en toda su amplitud, e incluso la considerada obra maestra de la serie: 'El mejor robot sobre la faz de la Tierra'. Esta historia nos relata la llegada de un nuevo robot, Plutón, creado por un villano avaricioso que desea conquistar el mundo. Es por ello que crea a este robot, el más poderoso del planeta, con una potencia de 1.000.000 de caballos (así se mide el poder de los robots en este manga), y le ordena enfrentarse al siete robots que son considerados como los más fuertes del globo. Uno a uno va enfrentándose a ellos y entre estos contendientes se encuentra Astroboy, el más poderoso de Japón. Pero el primer enfrentamiento entre ambos mostrará un lado oculto de la máquina que desemboca en una trama de tragedia, honor y dolor, con un trasfondo que se introduce en el interior del alma de los robots, unos seres mecánicos gobernados, en ocasiones, por muy malas personas con intenciones realmente villanescas.

"Oh, Plutón, que desapareciste, roto en mil pedazos, en ese lejano paraje plagado de volcanes, grandes grietas y una sofocante capa de nubes y humo."


 Aunque Osamu Tezuka explora todas las posibilidades de los robots en sus historias, es en ésta donde consigue dejar poso y una sensación de reflexión profunda acerca de la moralidad, la ética y la existencia. Esta obra tuvo una gran influencia cultural en su época y fue adaptada en las dos series de tv del personaje, pero además fue adaptada a otro manga titulado Pluto, escrito y dibujado por uno de los guionistas más influyentes de la actualidad, Naoki Urasawa (20th Century Boys, Billy Bat, Monster), que convirtió la historia en un seinen (para público adulto) y se ganó la aclamación de crítica y público, siempre siendo fiel al concepto original de Osamu Tezuka.

"¿Cuándo les llegará la hora del juicio a los humanos, que se dejan dominar por estúpidas e infantiles ansias de poder y de control que hacen sus vidas frágiles e imperfectas, y que son capaces de eliminarse a sí mismos?"


Las otras historias que contienen el tomo son también muy interesantes. Destacamos en primer lugar  'El nacimiento de Astroboy', que nos traslada al año 2003 (el manga fue escrito en los años 50 y 60...) y Tezuka se imaginaba una sociedad que iba a contar con numerosos robots inteligentes alrededor nuestro. Es interesante su visión, que tampoco es que se aleje tanto de la realidad... quizá se adelantó demasiado. 'El regimiento Hotdog' continúa el tomo, con una trama que nos introduce en el concepto de los cíborgs y le da, como no, una vuelta de tuerca inteligente e ingenioso. Por último, el arco argumental 'Su alteza Deadcross' atesora una calidad excepcional. Nos muestra cómo sería una nación gobernada por un robot, un ser mecánico que decide romper las barreras de la sociedad y por ello ve como un grupo terrorista intenta aniquilarlo. La cuestión es planteada de forma inteligente y cuenta con un final sorprendente a todos los niveles.

Algo bastante curioso es que al principio de varias de las historias aparece Osamu Tezuka, autorretratado, explicando detalles del capítulo y la serie:


Edición


Este primer tomo recopilatorio, publicado por Planeta Cómic, contiene 624 páginas en edición cartoné (tapa dura) y el mismo diseño que el resto de nuevos títulos de Tezuka publicados por Planeta Cómic, como Black Jack o La princesa caballero.


En conclusión...


Astroboy es el manga más influyente desde mitad de siglo XX hasta la actualidad. Otros shonen de gran prestigio bebieron de las ingentes cantidades de talento desplegado por Osamu Tezuka. La narrativa fue muy atrevida en su época y, sobre todo, se introdujo en un drama arriesgado y atractivo, profundizando en paradojas relacionadas con los robots y sus usos para la humanidad, buscando fallas y huecos en la ley robótica.


 




Un manga sublime que cambió la historia del medio para siempre. Sencillamente, sin Astroboy no existirían los shonen actuales.



1 comentario:

  1. Alguna vez escuché que después de Tezuka y su astroboy fue cuando el manga japones empezó a llevar esos ojos grandotes, curiosamente debido al hecho de que los orientales tienen los ojos rasgados y pequeños, él desarrollo este estilo debido a su gusto por las películas de Disney como Bambi

    ResponderEliminar

También te puede interesar: